Economía

Draghi deja fríos a los inversores

Eran tantas las expectativas puestas en la reunión del BCE, que finalmente las medidas anunciadas por Draghi han sabido a poco. Las bolsas han reaccionado con importantes caídas, especialmente por el efecto que han tenido sus  palabras en el mercado de divisas, con el eurodólar rebotando desde 1,05 hasta 1,09.

Las bolsas europeas han pasado de cotizar en verde a caer en picado. Al cierre, las caídas han superado el -3,5% para el DAX alemán y el CAC francés, siendo algo más moderadas en el resto de índices. En nuestro caso, el Ibex se ha dejado un -2,41% hasta los 10.092 puntos, con `grandes´ del selectivo como Inditex, BBVA o Santander perdiendo más del -3%.

Los cambios que ha anunciado el BCE se pueden resumir en tres: rebaja de la facilidad de depósito en 10 puntos básicos hasta el -0,30%, extensión del actual programa de compra hasta marzo de 2017 y la inclusión de la deuda regional en el grupo de bonos susceptibles de ser comprados.

Pero no ha sido este recorte de solo 10 puntos básicos lo que ha decepcionado, sino más bien haber dejado en 60.000 Mn€ el ritmo de compras mensuales. El mercado había venido descontando que esta cuantía se ampliase hasta 70.000 o 75.000 Mn€.

Antes de la reunión del BCE, el Tesoro español había subastado deuda pública a diferentes plazos, consiguiendo rebajar los costes de financiación respecto a anteriores ocasiones. En los bonos a diez años, el tipo medio ha pasado del 1,74% en la subasta anterior hasta el 1,46% en esta, en un nivel que se correspondía a la cotización del mismo en el mercado secundario. Sin embargo, después de las declaraciones de Draghi este mismo bono ha bajado de precio, pasando a ofrecer una rentabilidad del 1,73%.

Dentro del Ibex, solo han logrado cerrar en positivo algunos bancos medianos: Popular (+0,12%), Sabadell (+1,03%) y Caixabank (+1,30%). Las mayores caídas las han protagonizado ACS (-4,47%), DIA (-4,43%) Y OHL (-3,67%). En el mercado continuo, las acciones de Abengoa B han frenado el rebote de las últimas sesiones tras perder un -23%.

Hablando de otros indicadores macro, hoy tanto el PMI compuesto como el PMI servicios de la eurozona han arrojado una lectura de 54,2 para el mes de noviembre, ambos por debajo de sus datos estimados y anteriores de 54,4 y 54,6 respectivamente. Aunque la economía de la eurozona continúa creciendo, este frena su ritmo con respecto a los meses anteriores. Por su parte, las ventas minoristas se ralentizan; avanzan un 2,5% en octubre, es decir, por debajo del 2,6% estimado y 2,9% anterior.

Las bolsas de Wall Street cotizan con descensos de en torno al -0,50% a unas horas del cierre. Han defraudado los datos de PMI compuesto (55,9 vs 56,1 anterior), PMI servicios (56,1 vs 56,5 estimado) e ISM no manufacturero (55,9 vs 58,0 estimado) del mes de noviembre.

Los pedidos de fábrica crecen en octubre un 1,5%, por encima del 1,4% estimado y la contracción de -0,8% del mes anterior. Factores como la caída de la demanda global, el fortalecimiento del dólar y la menor inversión en energías continúan pasando factura al sector industrial estadounidense. El sector servicios también echa el freno, aunque continúa su actividad apoyado en la demanda interna y un fuerte mercado inmobiliario.

Felipe López-Gálvez, Selfbank