Nacional Política Sectores

Economía clasificará los productos financieros según su riesgo

Lo hará en una gama de colores o escala del 1 al 6

Invertir en bonos, seguros o cualquier otro producto bancario acarrea grandes riesgos, y más si el cliente no es un profesional o experto en la materia. Para evitar disgustos, el ministerio de Economía y Competitividad ha aprobado una orden ministerial que clasificará con un número o color los productos financieros según el riesgo y la complejidad que el comprador asume con la compra.

Esta es una medida derivada de un producto de la CNMV y para su puesta en marcha se ha tenido en cuenta el informe de la Subcomisión del Congreso sobre transparencia en la información de instrumentos financieros e hipotecarios de las entidades de crédito.

Las empresas deberán entregar la información antes de que se comercialice el producto bancario, seguro, bonos, acciones o los fondos de pensiones, y ha de tener en cuenta si se garantiza o no el capital invertido, el plazo en que se devuelve el principal y la calidad crediticia, tanto del producto como de la entidad emisora.

Todas las empresas que operan en España, bien sea nacionales o internacionales se ven obligadas a prestar esta información, aunque hay excepciones cuando tiene que ver con seguros y fondos de pensiones colectivos, deuda pública nacional y de Estados miembros de la Unión Europea y con los productos PRIIPs, aquellos cuyo valor está sujeto a fluctuaciones.

Los indicadores y alertas de obligada entrega son:

  1. Un indicador de riesgo identificado con un color o un número que trata de resumir el riesgo que se asume en función de aspectos tales como si se garantiza o no el capital del producto, el plazo en el que se devuelve el principal y su calidad crediticia.
  1. Cuando el producto financiero comercializado por las entidades sea un plan de pensiones, las entidades facilitarán otro en sustitución del indicador de riesgo.
  1. Podrán establecer también una alerta sobre las posibles limitaciones respecto a la liquidez y a los riesgos de la venta anticipada cuando el producto sea especialmente ilíquido.
  1. Por último, habrá una alerta que indique que se trata de un producto complejo y difícil de entender.

Yasmina Pena