Política Sectores

Economía descarta que Bruselas pida más recortes en los Presupuestos

El superávit de las entes locales compensarán las posibles desviaciones de las comunidades autónomas y Seguridad Social

“No creo que nos vayan a pedir nada”, con esta frase fuentes próximas al Ministerio de Economía restaban importancia a los “recortes extra” en los Presupuestos Generales del Estado para 2016 que, según han publicado varios medios de comunicación, Bruselas exigirá al Gobierno la próxima semana.

En la reunión que mantendrá el próximo lunes el Eurogrupo en Luxemburgo, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, defenderá las cuentas del año próximo con las que se garantiza el cumplimiento de los objetivos de déficit del 2,8 por ciento impuestos por la Unión Europea, con lo que lograremos salir del Procedimiento del Déficit Excesivo (PDE) en el que se encuentra inmersa la economía española.

Además del crecimiento previsto para el año próximo que rondará el 3 por ciento, la mejora de la recaudación será casi con toda probabilidad uno de los ejes sobre los que se centrará la exposición del ministro para justificar que haremos bien los deberes. Hasta el pasado mes de agosto los ingresos tributarios crecieron en términos homogéneos un 5,2 por ciento y un 6,7 por ciento si lo llevamos a términos de contabilidad nacional. Y eso descontando los 3.380 millones de euros de los que se beneficiaron los contribuyentes por el impacto de la reforma fiscal.

Con respecto al cierre de este este año “vamos a cumplir con el objetivo de déficit del 4,2 por ciento que se nos ha impuesto”, afirmaba esta mañana De Guindos durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Algo a lo que también se refirió el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro  que durante su intervención en el Congreso de ayer jueves destacó que vamos a cumplir “sobradamente el objetivo de déficit”.

A Europa lo que le importa es la cifra global a cierre del ejercicio y no tiene en cuenta el déficit individualizado de cada una de las Administraciones. En este sentido el Gobierno jugará con el superávit de los Ayuntamientos que según informan fuentes de Hacienda “será el doble que el del año pasado”, es decir, que se al finalizar el ejercicio el saldo positivo en caja rondará el 2 por ciento, con lo que se compensarán las desviaciones que se puedan dar en los objetivos del 0,7 previstos para las comunidades autónomas y del 0,6 para la Seguridad Social.

Práctica que toma cada vez más forma si atendemos al avance de Ejecución Presupuestaria que hacía público el ministerio que dirige Cristóbal Montoro el pasado martes. Mientras que las CCAA y Seguridad Social registraban hasta agosto un déficit del 0,73 por ciento (-7.900 millones de euros) y  del 0,61 por ciento (-6.576 millones de euros) respectivamente, la administración central redujo su déficit en más de un 20 por ciento hasta julio, lo que deja la cifra en un 2,19 por ciento sobre el PIB (23.642 millones de euros) y todo apunta a que una las corporaciones locales marcarán nuevos récords en capacidad de ahorro.

Guerra de países 

Según apuntan fuentes conocedoras del asunto el por qué de la noticia filtrada desde Bruselas tiene que ver más con “una guerra de países que no aceptan que vayamos bien”. Asímismo confirman que “han pedido la documentación y tienen todos los datos”, en los que precisamente destacan los relativos a “la recaudación que va como un tiro”.

Llegado el caso de que Europa solicitase nuevos ajustes el mayor problema para llevarlas a efecto estaría en los plazos “si los piden en noviembre no”, ahora bien “se pueden hacer cambios o tomar medidas adicionales” que “no tendrían importancia”, explican las mismas fuentes.

En cualquier caso lo que sí volverá a dejar claro Luis de Guindos en la reunión informal del próximo lunes es que crecemos a un ritmo “más del doble de la zona euro (0,8 por ciento)” y que las tres agencias principales del rating con las que mantuvo reuniones la pasada semana, “han actualizado las tasas de crecimiento a niveles exactamente iguales que el gobierno”, ha afirmado. No obstante no ha perdido la oportunidad de realizar un comentario sobre la incertidumbre política y económica en la que puede sumirse España tras las elecciones “el único riesgo es que se reviertan las reformas que se han puesto en marcha”.