Internacional Nacional

EEUU rechaza garantizar la deuda de Ucrania ante Rusia, según Moscú

Ahora el país europeo espera que el FMI o la Unión Europea la garanticen para hacer frente a la situación

El Gobierno de Estados Unidos se ha negado a garantizar la deuda de 3.000 millones de dólares de Ucrania ante Rusia, condición esgrimida por Moscú para reestructurar el crédito que Kiev debe devolver antes del próximo 20 de diciembre.

“Esta semana hemos recibido la negativa oficial del Gobierno de Estados Unidos de garantizar la deuda de Ucrania. No tendremos más remedio que demandar a Ucrania en los tribunales si no cumple con sus obligaciones y abona el total de la deuda el 20 de diciembre de este año, con lo que incurrirá en una suspensión de pagos”, advirtió hoy el Ministerio de Finanzas ruso.

En una reunión con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, durante la cumbre del G20 celebrada en Turquía, el presidente ruso, Vladímir Putin, aceptó reestructurar la deuda de Kiev con Moscú con la condición de que el organismo internacional, Estados Unidos o la Unión Europea garanticen su pago en el futuro.

Kiev, en manos de Bruselas y el FMI

A dos semanas de que venza el plazo para abonar la deuda, solo Bruselas y el organismo financiero internacional puede salvar a Ucrania de la suspensión de pagos.

Ucrania se niega a devolver la deuda y exige a Moscú que se sume al acuerdo de reestructuración de deuda entre Kiev y sus principales acreedores extranjeros privados -cerrado en agosto y que incluye una condonación del 20 por ciento- y también amenaza con acudir a los tribunales si Rusia no acepta el ultimátum.

El Gobierno ruso, sin embargo, se niega a plegarse al ultimátum ucraniano y recuerda que no se puede poner al mismo nivel los créditos privados y los concedidos por otros Estados.

La caída de Yanukóvich

Rusia, que debe recuperar en dos semanas los 3.000 millones de dólares que prestó a Kiev poco antes del derrocamiento del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich, propone fraccionar el pago en tres letras iguales, de 1.000 millones cada una, a pagar en 2016, 2017 y 2018, siempre que se cumpla su condición de garantías de pago.

En diciembre de 2013, Putin ordenó invertir en la deprimida economía ucraniana 15.000 millones de dólares, aunque Kiev solo llegó a recibir un primer tramo de 3.000 millones, ya que poco después la oposición europeísta derrocó a Yanukóvich y se hizo con el poder.

Las actuales autoridades ucranianas sostienen que el crédito ruso al expresidente fue el pago del Kremlin por la suspensión, un mes antes, de la firma de un Acuerdo de Asociación de Kiev con la Unión Europea.

La economía de Ucrania se contrajo un 16,3 por ciento durante los primeros seis meses de este año.

EFECOM