Política Sectores

El 40% de la recaudación por la Renta de 2014 se destinará a pagar las pensiones

Hacienda ingresará en caja 7.350 millones por las “declaraciones positivas”

La transparencia obliga y este año los contribuyentes sabremos, por fin, dónde van a parar nuestros impuestos.  La jornada de hoy arrancaba con la presentación de la Campaña Renta 2014, que ha sido definida por Rufino de la Rosa, director del Departamento de Gestión de la Agencia Estatal Tributaria (AEAT), como “la campaña de la recuperación económica”. Este año serán 19.275.000 los contribuyentes que rendirán cuentas a Hacienda, un leve 0,11 por ciento más que se debe al “aumento del nivel de ocupación de la economía, tanto en asalariados como en autónomos”.

Según las previsiones de la AEAT el total de declaraciones positivas, o como se dice coloquialmente “a pagar”,  aumentan un 2,2 por ciento, alcanzando los 4,280 millones. Ésto reportará a las arcas de Hacienda un total de 7.350 millones de euros -7,47 por ciento más que el ejercicio del año pasado- de los cuales 2.940 millones se destinarán a pagar las pensiones y otras prestaciones sociales. Cantidad que aunque sonora a priori es más que insuficiente para un sistema deficitario, especialmente si atendemos a los 104.678,68 millones que pagó la Seguridad Social en 2014 en base a este concepto. Y,  yendo aún más lejos, este 40 por ciento de recaudación por IRPF  ni siquiera cubre el 35 por ciento de los 8.686,85 millones de euros que se perdieron por la brecha de la “hucha de las pensiones”.

En cuanto al resto de la tarta recaudatoria se repartirá, principalmente, entre sanidad, partida a la que le tocarán 1.029 millones, asuntos económicos y educación con una misma cuantía de 661,5 millones para cada uno, servicios públicos generales, es decir, ayuda al desarrollo, organismos internacionales, etc… (588 millones) e intereses  (514,5 millones).

Menos devoluciones

El esfuerzo económico y fiscal que hemos realizado los españoles no se verá compensado en el número de declaraciones a devolver. Este año serán 134.444 menos contribuyentes los que perciban un ingreso de Hacienda en su cuenta corriente. El porcentaje de declaraciones a devolver se reduce un -0,93 por ciento, algo que también beneficiará al fisco, que tendrá que sacar de las arcas 10.550 millones (101 menos que el ejercicio anterior).

Aunque “no está cuantificado” esta mejora de 612 millones en la situación de caja de Hacienda (-3.200 millones al final del plazo) se debería también al incremento de los contratos a tiempo parcial y la concatenación de varios puestos de trabajo durante el mismo año por lo que “puede haber algún efecto”, explicaba de la Rosa. Lo que finalmente tampoco tendrá ningún efecto en la recaudación de las arcas públicas serán las ganancias patrimoniales que provengan de daciones en pago o por transmisión de viviendas en ejecución hipotecaria, que estarán exentas, a no ser que el propietario no sea titular de otros bienes que le permitan satisfacer la totalidad de la deuda.

Se perdona a los afectados por las preferentes

La concurrencia de “situaciones que no se habían dado con esa magnitud anteriormente” han casi obligado al negociado que dirige Cristobal Montoro a introducir  más de 120 medidas que favorecen la desgravación de los contribuyentes. Los afectados por las preferentes podrán compensar sus pérdidas patrimoniales (superiores a un año) con el saldo positivo de los rendimientos de capital mobiliario, al igual que aquellos pagadores que tengan rendimientos de capital mobiliario negativo que tendrán la misma opción de compensar con las ganancias patrimoniales.

Con respecto a la polémica de la obligación de tributar por las indemnizaciones por despido, éstas quedan exentas con el límite de 180.000 euros, y sólo tendrá efecto para aquellos despidos que se hayan producido a partir del 01 de agosto de 2014.

Pagos fraccionados e intereses de demora

El hecho de que serán más los contribuyentes que tendrán que pasar por caja no ha hecho variar las previsiones de la Agencia Tributaria con respecto a los pagos fraccionados, desde donde afirman que “se mantienen en el 60 – 40”, es decir, que el seis de cada diez contribuyentes habrán liquidado su deuda con Hacienda el 30 de Junio mientras que el 40 por ciento que optará por pagar en dos plazos lo hará en noviembre.

Tampoco habrá variación en los porcentajes de recargo por pagar con retraso, que se mantendrán entre el 05 y el 20 por ciento según la antigüedad de la deuda.