Destacado Economía

El acuerdo para incorporar 96 trabajadores cancela la amenaza de huelga de los controladores en Barcelona

La Asamblea de Trabajadores del Centro de control de Barcelona y Enaire han alcanzado un preacuerdo que contempla la entrada de 96 controladores en los próximos cinco años que acaba con la amenaza de huelgas este verano.

Así lo explicó a Servimedia el portavoz de la asamblea de trabajadores del centro de control de Barcelona, Raúl Tobaruela, quien destacó que el acuerdo se amplía también al resto de centros de control y torres del país, a los que se incorporarán 420 controladores en los próximos cinco años.

En ambos casos, estos principios de acuerdo están pendientes de su ratificación por parte de los Ministerios de Fomento y de Hacienda, así como de las asambleas de controladores.

En el caso del Centro de Control de Barcelona, donde la llegada de 96 controladores supone un incremento del 33% de su plantilla actual de 298 trabajadores, la asamblea informativa está prevista para este viernes.

Por su parte, en el conjunto del país, el acuerdo entre Enaire y el sindicato de controladores USCA supone un incremento de la plantilla, que ahora ronda los 2.000 controladores, de algo más del 20%.

Tobaruela explicó que como la incorporación se llevará a cabo de forma progresiva es previsible que la situación en la dependencia barcelonesa empiece a normalizarse en el plazo de dos años, lo que permitiría a los controladores disfrutar de mejores condiciones de descanso, tanto semanal como dentro de la jornada de trabajo.

Los controladores de Barcelona reclamaban más personal porque en verano trabajan siete de cada ocho días, y en invierno lo hacen seis de cada ocho, cuando apuntan que deberían trabajar seis de cada ocho jornadas en verano y cinco en invierno. Además, se quejan de que no se cumplen los turnos de descanso de 35 minutos.

En su última propuesta, los controladores de Barcelona pidieron a Enaire la incorporación de 40 nuevos trabajadores en los próximos dos años, con lo que creen que se normalizaría la situación laboral.