Noticias Política Sectores

El ayuntamiento de Madrid planea dinamizar el sector de la rehabilitación y la mejora energética

Con un presupuesto de 138 millones de euros para la rehabilitación de edificios, el gobierno de Carmena quiere dar un empujón al sector de la construcción.

El pasado mes de septiembre, el gobierno municipal aprobó los presupuestos para el año 2016, en los que de los 364 millones de euros previstos para inversiones de tipo urbanístico, como la construcción de escuelas infantiles, nuevos parques o reformas de puntos importantes de la ciudad como la plaza de España, 138 millones se destinarán a la rehabilitación de viviendas.

Además de buscar arquitectos para proyectos de este tipo, el Ayuntamiento ha contado con la federación regional de asociaciones de vecinos de Madrid, los colegios profesionales de ingenieros industriales y de caminos, y otras fundaciones y asociaciones que han aportado su punto de vista en la elaboración de este plan.

Hasta los años 80 no se comenzaron a aplicar normas técnicas de aislamiento en edificios, lo que supone que cerca de un setenta por ciento de las viviendas de Madrid no son eficientes y con la rehabilitación se podría ahorrar hasta un 80 por ciento del actual consumo energético.

Más de 25 millones de euros hasta 2020

Dentro de este plan, que continuará con sus actuaciones hasta 2020, se destinarán 25 millones a ayudas públicas para la rehabilitación, con la previsión de crear más de siete mil puestos de trabajo y mejorar más de 3000 viviendas, generando un beneficio inmediato para las condiciones de vida de muchos vecinos de la ciudad y mejorando la situación medioambiental.

Dentro de este plan, también se pretenden sentar las estrategias que contribuyan a eliminar los obstáculos que dificultan los procesos de rehabilitación, así como una mejora económica general a través de la creación de empleo, calculando unos 56 puestos de trabajo generados por cada millón de inversión en este sector.

Accesibilidad, rehabilitación, conservación y mejora energética

De esta forma, para las mejoras en accesibilidad y rehabilitación de los edificios se calcula una inversión media de 24.000 euros por vivienda, mientras que las actuaciones de conservación y mejora energética supondrán un coste estimado de 4.700 euros por vecino.

El sector no residencial, tal y como edificios comerciales y de oficinas, hoteles y otros lugares públicos que suponen un 35 por ciento del consumo energético de la capital, también serán incluidos dentro de este ambicioso plan que comienza su andadura este año.

Elisa G.