El Banco de España advierte del efecto “negativo” para el crecimiento global si países acreedores y deudores no actúan

El Banco de España advierte en un artículo del efecto “negativo” sobre el crecimiento y el comercio global si los países deudores no reducen su desequilibrio exterior y los acreedores no incrementan la demanda de los productos de los países deudores.

 

En un artículo en el que analiza las asimetrías entre países acreedores y deudores tras la crisis financiera global, el organismo detecta que los desequilibrios globales medidos a través de los saldos por cuenta corriente se han reducido, pero si se miden a través de la posición de inversión internacional neta se han ampliado.

Según el Banco de España, en los países deudores su posición deudora neta contribuye a reducir sus déficits por cuenta corriente y en los acreedores contribuye a aumentar sus superávits y este efecto es consecuencia de una “reducida propensión marginal a consumir e importar con cargo a su riqueza exterior”.

El organismo apunta que en el corto plazo, los países deudores son “mucho más vulnerables” al sentimiento de los mercados y a las tensiones financieras, por lo que “deben corregir” su desequilibrio exterior generando superávits o reduciendo sus déficits.

Además, si los países acreedores no reaccionan simétricamente incrementando la demanda de los productos de los países deudores, el ajuste de los deudores tenderá a producirse a través de una reducción de sus importaciones y de la demanda agregada, con el consiguiente “efecto negativo” sobre el crecimiento y el comercio global a medio plazo.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies