Destacado Nacional Noticias Política

500 euros de ahorro con el nuevo IRPF

El Banco de España estima en 500 euros la rebaja fiscal media que obtendrán los contribuyentes afectados por la rebaja del IRPF que recogen los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, un proyecto de ley que esta semana culminará su tramitación parlamentaria.

Así lo explica el Banco de España en su análisis ‘Efectos distributivos de la reforma del IRPF incluida en los Presupuestos Generales del Estado para 2018’, que formará parte del ‘Informe trimestral de la economía española’ del segundo trimestre del año.

El organismo señala que la Ley de Presupuestos establece una serie de medidas encaminadas a disminuir la tributación del IRPF de los trabajadores con rentas comprendidas entre los 12.000 y los 18.000 euros, así como de algunos grupos de contribuyentes con determinadas circunstancias personales, entre los que se incluyen aquellos que soportan mayores cargas familiares, como las mujeres trabajadoras, las familias numerosas y las personas con discapacidad.

500 EUROS DE MEDIA

El modelo de microsimulación del Banco de España estima que unos 3,1 millones de contribuyentes se beneficiarían de la reforma directamente, al obtener una rebaja fiscal media de, aproximadamente, 500 euros.

En términos agregados, el modelo de microsimulación estima que el coste total de la rebaja fiscal es algo superior a los 1.500 millones de euros, aunque en la presentación del proyecto de Presupuestos se cifra en unos 2.200 millones de euros.

Existen, para el regulador, tres motivos que justificarían la desviación de la estimación del modelo con respecto a la estimación oficial: el modelo no tiene en cuenta la nueva deducción por gastos de guardería, ya que esta variable no se recoge en la declaración del IRPF; al utilizar datos de 2014, el modelo hace uso de una distribución de rentas que está desfasada con respecto a la existente en la actualidad; y que el modelo estima las deducciones en la cuota en base a datos sociodemográficos de 2014.

Por grupos de edad, casi el 21% de los contribuyentes menores de 35 años pasarían a pagar menos impuestos en el IRPF (unos 0,8 millones de declarantes), con una rebaja media de algo menos de 450 euros.

Por su parte, el 16% de los mayores de 65 años (unos 0,6 millones de contribuyentes) verían reducida su cuota del IRPF en un importe medio cercano a los 600 euros.

Además, el Banco de España aclara que “no existen contribuyentes cuya cuota del IRPF aumente como consecuencia de la reforma”.

DECISIONES LABORALES

Según el Banco de España, los cambios en la imposición sobre las rentas laborales afectan, en principio, a las decisiones de oferta de trabajo de las personas, pudiendo dar lugar a que, como consecuencia del aumento de los ingresos salariales netos de impuestos, haya individuos inactivos que decidan pasar a formar parte de la fuerza laboral o personas ya ocupadas que opten por aumentar el número de horas trabajadas.

“Presumiblemente, todos estos efectos serán modestos, dado el reducido tamaño de las medidas adoptadas”, añade el organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos.

Por último, el Banco de España explica que la metodología empleada no capta el hecho de que, en un horizonte temporal más dilatado, la financiación de las medidas ahora adoptadas requeriría, bien reducciones de gasto, bien la obtención de recursos adicionales, lo que afectaría, probablemente de manera desigual, a las rentas netas de los diversos grupos de contribuyentes.