Política Sectores

El BCE comienza a comprar deuda pública

Según ha anunciado en su cuenta de Twitter el Banco Central Europeo (BCE), ha comenzado a comprar en el marco del Programa de Compras del Sector Público (PSPP). “El BCE y los bancos centrales nacionales del Eurosistema, como previamente se anunció, han comenzado a realizar compras bajo el Programa de Compras del Sector Público”, informó la entidad.

El presidente del BCE anunció el pasado jueves que hoy iniciaría su programa de compras de bonos, que forma parte del plan de la institución presidida por Mario Draghi para invertir 60.000 millones de euros mensuales en la adquisición de activos públicos y privados de la eurozona, al menos hasta finales del mes de septiembre del próximo año.

El BCE establece que sólo podrán adquirirse bonos en el mercado secundario con vencimientos entre 2 y 30 años, cuya rentabilidad sea al menos igual a la ofrecida por la facilidad de depósito de la institución, actualmente fijada en el -0,20 por ciento. De esta manera, la entidad fija un suelo a la rentabilidad negativa de los bonos que está dispuesto a aceptar, ya que en el caso de países como Alemania, la deuda soberana has cinco años ofrece rentabilidades negativas.

La institución admite que “con vistas a garantizar la efectividad del PSPP, el Eurosistema acepta recibir el mismo tratamiento (pari passu) que los inversores privados” con respecto a los instrumentos de deuda que adquiera en el marco del programa.

Aparte de bonos soberanos, los bancos centrales nacionales podrán adquirir deuda emitida por organizaciones supranacionales, como los dos fondos de rescate, la Unión Europea o el Banco Europeo de Inversiones, y por bancos multilaterales de desarrollo, como el Instituto de Crédito Oficial. La entidad contempla que los bancos centrales nacionales compren deuda de empresas públicas enmarcadas en sus jurisdicciones.

Bajo el programa PSPP, un 12 por ciento de las compras corresponderá a títulos emitidos por instituciones internacionales elegibles y bancos multilaterales de apoyo al desarrollo, mientras un 88 por ciento a valores emitidos por gobiernos centrales y agencias.

Odina Sanz Barnola