Economía

El BCE comprará 60.000 millones mensuales de deuda pública de los países de la eurozona hasta septiembre de 2016

En la jornada de ayer se filtraba que el Banco Central Europeo compraría deuda por 50.000 millones de euros al mes. Sin embargo, el BCE ha anunciado que finalmente las compras alcanzarán los 60.000 millones de euros mensuales, vigente al menos hasta septiembre de 2016. Por lo que en total inyectará 1,14 billones de euros.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha sido el encargado de anunciar este programa masivo de compra de deuda conocido como quantitative easing -QE-(flexibilización cuantitativa).

Según ha anunciado en rueda de prensa Draghi, el programa se pondría en marcha a partir de marzo y, en principio, se prolongaría hasta septiembre de 2016, siempre que se logre el objetivo de que la inflación alcance los objetivos del BCE, “estar cerca pero por debajo del 2% a medio plazo”. Además se ha propuesto alejar la deflación, apuntalar el crecimiento de la economía y presionar a la baja el euro para aumentar la competitividad en España.

Este programa de compra de activos ampliados que se une a los actuales, titulación y cédulas hipotecarias, se ha decidido lanzar después del análisis de coyuntura de la eurozona. Supondrá la adquisición de valores del sector público cada mes.

El BCE ha decido no cambiar el tipo de interés aplicable a la tasa de depósito, situado en el -0,20%, al igual que el tipo para la facilidad marginal de crédito, que está en el 0,30%.

En caso de posibles pérdidas, los riesgos serán compartidos, aunque no mutualizados. El 80% de las compras de activos corresponderá a los bancos centrales nacionales, y el 20% restante estará sujeto a compras de activos adiciones sujetas a un régimen de compartición de riesgos entre el BCE y los bancos nacionales.

Draghi ha anunciado que el BCE tendrá unos límites de compras de deuda soberana, podrá adquirir más del 25% de una emisión, pero no un porcentaje superior al 33% del emisor.

El coste de las operaciones de TLTRO a cuatro años que quedan pendientes va a cambiar. Si hasta el momento se aplicaba un 0,15%, ahora el coste se rebaja al 0,05%.  Por otro lado, el BCE ha anunciado que mantendrá los tipos de interés en el 0,05%, nivel en el que se sitúan desde septiembre de 2014, siendo el más bajo.

Mª Asun Ten Olabarria