Economía

El BCE entra en acción y baja los tipos de interés al 0,15%

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebrado este jueves ha decidido rebajar los tipos de interés de la zona euro al 0,15% desde el 0,25% anterior. De esta manera, el precio oficial del dinero se sitúa en un nuevo mínimo histórico, tras bajar 10 puntos básicos, con efectos desde el 11 de junio.

Por su parte, el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito se sitúa en el 0,40%, frente al 0,75% anterior. Mientras, el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito se sitúa en negativo, en un -0,10%, según informó la entidad presidida por Mario Draghi.

El pasado mes de noviembre, el BCE decidió rebajar un cuarto de punto los tipos de interés al 0,25%, y ahora da un paso más al reducirlo al 0,15%.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, no ha ocultado que, salvo “pequeños ajustes”, prácticamente se ha tocado suelo en relación con la rebaja de los tipos de interés en la zona euro. Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, Draghi ha afirmado que “hemos llegado al límite por lo bajo”.

No obstante, el presidente de la institución monetaria ha querido dejar claro que “esto no excluye pequeños ajustes técnicos que podrían llevarse a cabo”, pero “de forma práctica hemos tocado fondo”. Según Draghi, los tipos de interés continuarán en los niveles actuales durante “un periodo de tiempo prolongado”, incluso “más largo de lo que preveníamos”. En este sentido, aseguró que la decisión adoptada este jueves ha sido respaldada de manera “unánime” por el Consejo.

En relación con las expectativas de inflación, el presidente del BCE aseveró que permanecen “firmemente ancladas” de cara al futuro. Preguntado sobre el riesgo de deflación en los próximos meses, el responsable de la institución sentenció que “no vemos riesgo de deflación” en la zona euro, si bien cuanto más tiempo pase con tasas de inflación baja, “más vigilancia por parte del BCE”.

El BCE ha aprobado además intereses negativos para la facilidad de depósito (-0,10%), lo que afectará de manera directa a las entidades de crédito. Esos sí, Draghi ha querido dejar claro que los tipos que se han cambiado “son para bancos, no para los clientes”. “No queremos quitarle el dinero a los ahorradores, es lo contrario, queremos crecimiento y recuperación para que los tipos de interés suban”, ha insistido Draghi.

Más crédito para los hogares

El responsable del BCE ha anunciado que para apoyar el crédito bancario a los hogares, se van a realizar una serie de operaciones de refinanciación a más largo plazo y con un vencimiento en septiembre de 2018, es decir, unos cuatro años. Draghi ha informado de que las entidades tendrán que cumplir una serie de requisitos para que la financiación del BCE que capten sea redirigida hacia la recuperación del crédito.

Ha dejado muy claro que se “va a exigir un reporte” a los bancos de cómo se utilizan los recursos que se ponen disponibles, para reiterar que “se van a tener que rendir cuentas; va a haber comprobaciones”. Draghi ha indicado que también la institución ha actuado de una manera que no intervenga en el proceso de revisión de activos, y añadió que “no queremos incentivar a los bancos débiles”.

Sobre cuando se notará la transmisión de las medidas a la economía real, el presidente del BCE insistido en una cosa: “queremos que esto entre en los canales de crédito”. “Sólo daremos dinero a los bancos si quieren dar crédito a la economía real”, ha sentenciado.

Así, ha dicho que es “probable” que haga efecto en el mercado monetario “pronto” y que habrá “efectos retardados en la economía real”. Por otro lado, en relación con la situación de la banca, el presidente del BCE manifestó que deberían aprovechar para “mejorar su capital y sus posiciones de solvencia”. En este sentido, Draghi ha subrayado que para fortalecer la recuperación económica, la banca “debe seguir adelante con sus esfuerzos” ante un panorama de “débil crecimiento”.