Internacional

El BCE revisa dos décimas al alza las perspectivas de crecimiento para la Eurozona

Espera que la economía se expanda a un ritmo del 1,6%, dos décimas más a la anterior estimación

La economía cogerá impulso, o eso opina el BCE, que ha revisado al alza sus perspectivas de crecimiento para la eurozona en 2016. Concretamente, se expandirá a un ritmo del 1,6% frente al 1,4% estimado el pasado mes.

Para 2017 y 2018, crecerá un 1,7%, aunque ha recortado una décima la proyección para éste último. Esta mejora se debe a las “medidas de estímulo adoptadas”, expuso Mario Draghi en rueda de prensa, aunque “los peligros siguen inclinados a la baja”.

El presidente de la institución europea destacó que las medidas adoptadas han continuado aliviando el coste del crédito y subraya la importancia de evitar la materialización de efectos de segunda ronda en los salarios y la fijación de precios. Sobre esto último, el BCE ha revisado una décima al alza la previsión de inflación para este año, hasta el 0,2%,  y un 1,3 y un 1.6% en los siguientes dos años.

Tipos de interés estables

Sobre los tipos de interés, Draghi apuntó que seguirán a su nivel actual o inferior durante un prolongado periodo de tiempo, mientras que el programa de deuda continuará vigente al menos hasta marzo de 2017 o cuando se produzca un ajuste sostenido de la inflación. En su comparecencia ante los medios, decidió mantenerlos estables y afirmó que las medidas adoptadas por la entidad “han marcado una gran diferencia” y que “han sido muy eficaces”.

Estos tipos bajos, recordó Draghi, son consecuencia de la debilidad de la economía”, por lo que espetó a sus detractores que para que “sean más altos mañana tienen que ser más bajos hoy”.

El presidente del BCE ha defendido la necesidad de esperar a ver el impacto del último paquete de medidas adoptados en diciembre del pasado año y marzo de 2016, además de la implementación en junio de las actuaciones pertinentes.

Nuevo plan de compra de deuda

Draghi también ha informado que el próximo 8 de junio comenzará su plan de compras de deuda corporativa y el 22 del mismo mes lanzará la primera operación de su nueva serie de inyecciones de liquidez a plazo más largo.

En caso de encontrar dificultades para realizar la compra de bonos, la institución ha recordado que “puede ajustar el programa”. “Tenemos la voluntad, la capacidad y estamos listos”, aseguró.