Nacional Política Sectores

La protección de datos complica la implantación del Big Data en España

El Big Data permite vender servicios a medida del cliente

La economía digital constituye el 5 por ciento del PIB en Europa, un porcentaje que sigue creciendo y es, actualmente, el quinto del mundo. Uno de los principales avances en este mundo digital es el Big Data, un conjunto masivo de datos a través de los cuales las empresas pueden ofrecer servicios personalizados a los clientes y, por lo tanto, aumentar la confianza de estos con la empresa. Esta iniciativa ayuda a generar nuevos ingresos al segmentar los clientes para prestarles una mayor atención; mejorar la toma de decisiones ganando eficiencia; y reduciendo los riesgos con ellos. Sin embargo, implantar esto en España es más complicado que en otros países debido a rígida política de privacidad, que impide, en parte, la acumulación de datos personales.

El Big Data recoge tanto datos personales, como no personales. Durante una jornada organizada por CEOE, los directores de las empresas más importantes del Ibex 35 compartieron sus experiencias. De esta forma, Marco Bressan, Chief Data Scientist y Chaman BBVA dice que el Big Data es el “dato, que pasa a ser el objeto de la revolución”, una nueva forma de hacer las cosas o, como dice Mariano Arnáiz, Director de Sistemas y Organización  de Cesce, “la revolución digital más importante de la historia”.

Ahora bien, ¿cuáles son los problemas? Los invitados a la conferencia manifestaron que el principal inconveniente con el que se encuentran, además de la rígida política de protección de datos, es la falta de personas formadas en este tema. Javier Tobar, Director de Análisis e Investigación de Telefónica, manifestó que “son grandes volúmenes de datos y un gran coste porque hay que formar a las personas”. Por otro lado, la administración pública no está preparada, algo que afecta al negocio, y tecnología no ha avanzado al mismo ritmo que la acumulación de datos.

Para solucionar esto último, Carmen Artigas considera necesario crear una nueva arquitectura tecnológica que se pueda agregar a aquellas ya existentes y facilitar el acceso a los datos para que estos servicios de las empresas puedan ser a medida del cliente.