Política Sectores

El CGPJ aprueba un concurso de traslado que afecta a 363 jueces además de Pablo Ruz

El acuerdo la convocatoria de un “macroconcurso” de traslado para magistrados adoptado este martes por la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) afecta a 363 plazas de magistrado además de la que ocupa en comisión de servicio el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz.

La convocatoria incluye 265 de las plazas de nueva creación del Real Decreto recientemente aprobado por el Consejo de Ministros, otras 58 correspondientes a las vacantes del último concurso de traslado y a las producidas por nombramientos, jubilación o fallecimiento; y las 41 de los magistrados que se encuentran en situación de servicios especiales y una cláusula dirigida a “garantizar la mínima perturbación posible de los procedimientos en curso”, de modo que se establece la prórroga automática de las actuales comisiones de servicio hasta la toma de posesión del nuevo titular, prevista para marzo de 2015.

Además, en el caso de las comisiones de servicio que cubren las plazas de magistrados en situación de servicios especiales, si llegado ese momento se encontrara próxima a concluir alguna causa de especial relevancia o complejidad, el magistrado que estuviera instruyéndola podrá solicitar una nueva comisión de servicio, en calidad de refuerzo, hasta la finalización de ese procedimiento.

Después será la Comisión Permanente, oída la Sala de Gobierno del tribunal que corresponda, la que estudiará la concesión de esa comisión de servicio, según explica el CGPJ en una nota.

ANTIGÜEDAD Y ESPECIALIDAD

La decisión de agrupar todas las plazas en un solo concurso se deriva de la obligación que tendrán quienes obtengan una de ellas de permanecer en el nuevo destino un mínimo de dos años, tal y como dispone el artículo 327.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Esto significa que si las plazas se hubieran dividido en varias convocatorias, los magistrados que concursen ahora no podrían hacerlo en la siguiente, viendo así perjudicados sus legítimos intereses profesionales, aducen en el órgano de gobierno de los jueces.

Todas las plazas se cubrirán por los mecanismos ordinarios de provisión -es decir, por antigüedad y especialidad-, “dando así la oportunidad de acceder a ellas a todos los magistrados interesados”, añade el acuerdo.

PLAZAS A CONCURSO

El grueso de las plazas que se ofertarán -265- figuran en el Real Decreto por el que se adecua la planta judicial a las necesidades judiciales existentes. 94 de ellas se crean en Audiencias Provinciales y 167 son para Jueces de Adscripción Territorial (JATs). Las otras cuatro corresponden a sendos Juzgados de lo Penal en Huesca y en Tortosa y a dos plazas de magistrado en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Se ofertará también un paquete de 58 plazas que incluye las vacantes del último concurso de traslado para magistrados -resuelto el pasado 29 de julio y publicado en el BOE el 22 de septiembre- y las que se han producido por nombramientos, jubilación o fallecimiento.

A ellas se suma un tercer grupo de 41 plazas correspondientes a miembros de la carrera judicial que se encuentran en situación de servicios especiales. Seis de ellas pertenecen a la Audiencia Nacional: tres a su Sala de lo Contencioso-Administrativo, una a su Sala de lo Social y las correspondientes al Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 12 y al Juzgado Central de Instrucción número 5.

En el caso de que el titular de alguno de esos 41 puestos decidiera reintegrarse al mismo, los magistrados que hayan obtenido esa plaza en el concurso que ahora se convoca quedarán adscritos al Tribunal colegiado en que se hubiera producido la reserva o, si se tratase de un Juzgado, a disposición del presidente del Tribunal Superior de Justicia correspondiente, tal y como establece el artículo 355 bis.2 de la LOPJ. El “macroconcurso” supondrá también que a finales de 2015 la mayoría de los jueces que hoy están en expectativa de destino sean titulares de una plaza, ya que las vacantes que se generen a medida que los magistrados consigan nuevos destinos se ofertarán en sucesivos concursos.

EUROPA PRESS