Entrevistas {DF}

Miguel Ángel Leal (Fedetaxi): “El coco no es Uber”

Entrevista Miguel Ángel Leal – Presidente de Fedetaxi

Me deja sorprendida. No sólo por lo claro que habla, cosa que se echa mucho en falta en esta profesión, sino porque descubro que para el taxi “el coco” no es quien todos creemos. Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi, rompe con paradigmas y titulares cuando defiende que “no se pueden poner puertas al campo”; que se puede convivir desde el respeto a la legalidad y bajo el marco de una competencia leal.

  1. ¿Por qué están ustedes en contra de la liberalización del sector?

La liberalización va en contra del profesional. El sector del taxi es un sector bastante saturado y si se liberaliza el número de vehículos se duplicaría. Se produciría un exceso de oferta y si ya, hoy por hoy, no hay trabajo para todos imagínese. Además el trabajo se precarizaría. Defendemos un sector regulado, además de por nosotros por el ciudadano. En el momento en el que se liberalice se acaban todas las garantías y controles. Se perderán todas las obligaciones que tenemos y por tanto el ciudadano perdería toda la seguridad jurídica. Por ejemplo ahora es la administración, los sindicatos, la patronal y los consumidores (a través de las organizaciones) quienes estipulan las tarifas y conocen lo que se les va a cobrar a cualquier hora del día; estamos ahí a los precios estipulados, mientras que abriendo el sector se perdería certeza.

  1. En su respuesta se ha referido a la precarización, ¿en qué sentido?

Muchos conductores estaríamos obligados a formar parte de estas plataformas  para que nos proporcionaran un poquito de trabajo y acabaríamos siendo esclavos de estas aplicaciones.

  1. ¿Es posible la convivencia?

Si. Se puede convivir siempre y cuando respeten las mismas reglas del juego. No podemos poner puertas al campo. Nuestra flota es muy potente, a nada que nos adaptemos y mejoremos un poquito no tenemos por qué tener miedo a ningún competidor y menos a uno que entra con toda la legalidad por delante.

  1. Sus críticas apuntan directamente a Uber, ¿qué diferencia a esta plataforma de otras como Cabify?

No tenemos ninguna fijación. Desde que cumplen con la legalidad y cuentan con una licencia para poder trabajar no tenemos problemas con ellos. De hecho me gustaría desterrar ese tópico. Han entrado aquí a jugar con las mismas reglas de juego y adelante. Necesitamos competencia, pero legal y leal. El coco no es Uber.

  1. Entonces, ¿quién es el coco?

Nos preocupa más Cabify. Estamos advirtiendo cuestiones laborales que no se ajustan a la legalidad todo lo que deberían como el uso de la figura del falso autónomo. Te diré, además, que precisamente son ellos quienes menos interesados están en que se liberalice el sector.

“A la CNMC le ha entrado una esquizofrenia liberalizadora difícil de entender”

  1. La defensa de estas plataformas es que son generadores de empleo… ¿quiénes recurren?

El mayor consumidor de VTC es el taxista. Venden su licencia y compran tres VTC’s lo que se convierte en una perversión tremenda. Sin embargo, al poco tiempo se acaban dando cuenta de que es una trampa.

  1. Han tachado a la CNMC de “ariete” y “ayudante” de Uber cuando se supone que es un organismo independiente que vela por los intereses de los consumidores, ¿qué intereses cree que existen detrás de la actitud de la Comisión?

Indudablemente políticos. A Competencia le ha entrado una esquizofrenia liberalizadora difícil de entender. Su presidente quiere tirarlo todo por los aires. Hasta Uber ha dicho que quiere trabajar bajo la legalidad española y son ellos quienes insisten en destruir todo. Están intentando ser un gobierno en paralelo intentando tumbar todo lo que el Gobierno publica en materia regulatoria. Les da igual todo. No se dan cuenta de que además, permitiendo la entrada estas empresas de lo que llaman “economía colaborativa”, de todos los sectores, están poniendo en juego el estado del bienestar, porque no cotizan en España.  Intermediar es una actividad económica en toda regla.

  1. Acusaciones muy duras…

Competencia ha recurrido la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre, aprobada por Consejo de Ministros. Con ello quiero decirle que el propio Gobierno está atado de pies y manos frente a la CNMC. En cuanto se cambia una norma vienen a tirarla por tierra. Son gentuza. Es una amenaza más que una ayuda para nuestro Gobierno.

  1. ¿Qué le diría al Presidente de la CNMC si estuviera delante?

Que nos deje en paz.  Que se vaya, que dimita y que haga caso a su consejo. Que comparezca en el Congreso de los Diputados y nos explique por qué nos está atacando a todos. Que se dé cuenta de que lo que defienden no es economía colaborativa, y ¡ojo!, dicho por las propias empresas tanto en Barcelona como en Bruselas.

  1. ¿Cómo valoran la actuación de los políticos?

España es un país ejemplar en cuanto a la regulación, tanto el Gobierno como los partidos políticos están defendiendo a muerte nuestra legislación. Ahí si que puedo decir que me siento orgulloso de ser español.

“Tenemos que ser más competitivos a nivel de tarifas”

  1. En octubre de 2015 Bruselas les dio la razón y obligó a suspender UberPop… Tras esta decisión la plataforma “traga” e incorpora el requisito de la licencia con el nuevo servicio UberX, ¿no creen que están siendo ustedes poco flexibles?

No. Ahora nosotros no tenemos problemas con ellos. Es cierto que en su momento nos pusimos en contra porque se saltaron la legalidad. A partir de haber aceptado entrar en el mercado bajo la legalidad y reconocerse que son una empresa de intermediación de servicios de transporte ya no hay conflicto. No hay nada que objetar.

  1. Carlos Moedas, Comisario europeo para ciencia e innovación, afirmó que “se necesitan más empresas de estilo de Uber”, ¿cómo valoran estas declaraciones?

Se necesitan empresas que trabajen dentro de la legalidad. Me da igual como se llamen. Se necesitan competidores, gente que cree puestos de trabajo dignos. De lo contrario, lo que ahora se ve tan bonito se nos va a escapar de las manos.

  1. El taxi ha sido por norma general un sector desunido, ¿hay competencia desleal dentro del sector del taxi?

Si (rotundo). Es precisamente nuestro mayor enemigo, pero no es algo nuevo. Siempre ha habido taxistas que cargaban a clientes de manera ilegal, por ejemplo.

  1. ¿No es el sector del taxi un monopolio encubierto?

No. Un sector de 70.000 mileuristas no es un monopolio. No ponemos ni tarifas ni normas, todo lo pone la Administración. Es más te diré que al ser una concesión administrativa se nos ha utilizado políticamente en múltiples ocasiones a nivel nacional. En España hay una sobreoferta, para que te hagas una idea, en Alemania, con más habitantes que en España, hay 50.000 licencias. Tampoco nos negamos a que entren otros competidores.

  1. Si el sector del taxi es un servicio público, ¿por qué no está subvencionado para el usuario?; ¿qué impide que se puedan utilizar títulos de transporte?

Ahí está la trampa. No somos un servicio público, somos un servicio al público reguladísimo por la Administración explotado por personas privadas. Somos algo atípico.

  1. ¿Cuántos empleos estiman que se pueden perder en el sector del taxi de producirse la liberalización?

Si hay statu quo no habrá paro. De hecho el sector necesita trabajadores.

  1. A nivel recaudación, ¿cómo afecta a la caja de Hacienda?

Movemos alrededor de 4.000 millones al año de los cuales 2.000 van a las arcas del Estado. De perderse en lo primero en lo que se notará será indudablemente en el estado del bienestar. Reconocido por ellas, lo que cobran van a Delaware o Irlanda, hay se pierde mucho dinero que no sabría cuantificar. Si a ello le sumas que Hacienda no se entera de las transacciones que se producen entre particulares… En definitiva, miles de millones de euros.

  1. En innovación el taxi parece haberse quedado por detrás de plataformas como, por ejemplo, Cabify que permiten al usuario conocer de antemano cuánto van a pagar por el trayecto, ¿considera necesaria una renovación en el sector del taxi?

Eso es otro mito. Desde 2005 ya estábamos guiados y localizados por GPS a nivel nacional. El problema es que tenemos un guirigay de aplicaciones que al final se convierte en una limitación para el usuario. Por otra parte te diré que ya hay aplicaciones con las que se puede saber el precio exacto del recorrido, otras que evalúan al conductor. Estamos trabajando precisamente para que haya una sola aplicación y ésta sea realmente efectiva y útil de cara al usuario.

  1. ¿Qué servicios nuevos cree que se pueden incorporar?

Tenemos que mejorar, modernizarnos y competir. Abrirnos a los tiempos. Hay que fijarse en el enemigo. Si se están quedando con parte de tu mercado es porque ofrecen algo mejor, tenemos que estudiarlo y ver en qué avanzar. Tenemos que ser más competitivos a nivel de tarifas, de hecho estamos reestructurando algunas, como por ejemplo la del aeropuerto, para que sean más cómodas para el ciudadano sin que nosotros perdamos.

  1. Dicen que el taxi es el termómetro de la Economía, ahora que se acaban de rebajar las previsiones de crecimiento, España ¿va bien?

Vuelve a haber demanda, de hecho vamos a flexibilizar el horario para que haya más unidades prestando servicio por la noche. Creemos que la economía está tirando, despacito. El problema será después si se deja de crecer.

  1. ¿Y a nivel político?

Estamos muy preocupados. La gente no invierte en el sector del taxi. Hay inestabilidad tremenda que está haciendo caer el valor de nuestro patrimonio.  Nos gustaría tener cuanto antes una referencia.