Política

El Congreso da luz verde definitiva mañana a la ley que permite privatizar el CESCE

El Pleno del Congreso dará luz verde definitiva este jueves al proyecto de ley sobre cobertura por cuenta del Estado de los riesgos de la internacionalización de la economía española, que supone abrir la puerta a la privatización del 50,25% de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE). Un tema que suscitó el rechazo de toda la oposición salvo CiU, que votó a favor de la norma tanto en el Congreso como en el Senado, al igual que los ‘populares’.

Así, tras una tramitación que comenzó el pasado mes de febrero, la Cámara Baja finiquitará el procedimiento con el debate de las siete enmiendas que se han introducido en el texto a su paso por el Senado. Una vez aprobadas, el proyecto se convertirá en ley y podrá ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que entre en vigor.

Con este proyecto de ley se crea la figura del agente gestor de la cobertura de riesgos para los que el mercado no ofrece aseguración, como los riesgos comerciales a largo plazo, los de desastres naturales o los de causas políticas (expropiaciones o conflictos armados, entre otros).

Así, durante los primeros ocho años (sin derecho a prórroga) será la propia CESCE la que actúe como agente gestor, pero luego se seleccionará a algún operador privado, preservándose los principios de idoneidad, transparencia, igualdad de trato, no discriminación y publicidad, entre otros.

Las funciones de control de riesgos que actualmente ejerce el consejo de administración de Cesce pasarán a ser ejercidas por una nueva Comisión de Riesgos, que reforzará el control público en la empresa tras su privatización y que tendrá nuevas funciones como valorar los riesgos asumidos por el agente gestor en nombre del Estado o comprobar se “maximiza la productividad y eficiencia” de la entidad.

Además, se crea un fondo de reserva de titularidad estatal para “facilitar la gestión de los recursos puestos a disposición del agente gestor para mejorar la calidad crediticia sin costes adicionales para las arcas públicas”. Este fondo contará con recursos procedentes de las primas, los recobros y las comisiones, aunque también se podrán aportar cantidades desde los Presupuestos.