Política Sectores

El Congreso rechaza ‘las miles’ de enmiendas a los PGE presentadas por la oposición

Sólo se incorporan la ampliación de la partida de 200 millones para ayuda a refugiados y algunas de carácter técnico

El Gobierno ha hecho uso del denominado, por los grupos de la oposición, “rodillo de la mayoría absoluta” y ha rechazado casi la totalidad de las 4.326 enmiendas presentadas por los grupos de la oposición a los Presupuestos Generales del Estado para 2016.

Así el texto que se trasladará al Senado el próximo día 22 de septiembre sólo incorporará como novedades la enmienda transaccional que amplía en 200 millones la partida destinada al Programa de reasentamiento y reubicación de refugiados y las 97 de “carácter técnico” presentadas por el Grupo Popular, entre ellas la que permitirá trabajar y cobrar la pensión de invalidez.

Durante tres intensas jornadas de debate el Gobierno ha defendido unos Presupuestos Generales que han sido calificados por la mayoría de los grupos de la oposición de “electoralistas” e “irreales”. Acusaciones ante las que los distintos miembros del Ejecutivo han respondido desde “la responsabilidad y los riesgos” que supondría revertir las reformas puestas en marcha durante esta legislatura.

Los argumentos de base económica han sido los más empleados por los titulares de las distintas carteras. En este sentido el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, afirmaba ayer por la tarde que las cuentas se han desarrollado en torno al eje de un cuadro macroeconómico “realista y prudente” con previsiones de crecimiento que, podrían alcanzar el 3,5 por ciento a finales de este año, dos puntos más de lo inicialmente previsto en la redacción de las cuentas (3 por ciento).

Funcionarios y gasto social

Los Presupuestos Generales del año próximo serán recordados por los ser los de “la devolución del esfuerzo a los funcionarios” a los que, a partir de enero, se les subirá el sueldo en un uno por ciento y se les reembolsará el 50 por ciento pendiente de la paga extra de 2012.

El 53 por ciento del gasto (39 de cada 100 euros) se destinarán a políticas sociales. Entre ellas el aumento del 0,25 por ciento de las pensiones y que se corresponde con el mínimo previsto por Ley.

En materia de financiación autonómica se transferirán a las distintas comunidades 7.462 millones de euros más que el ejercicio anterior. Por su parte la partida de inversiones se incrementa en casi 3.600 millones de euros.

El Gobierno también ha previsto que el año próximo se destinen 10 de cada 100 euros al pago de la deuda así como dar continuidad a las medidas que se recogen en la CORA (Comisión para la Reforma de la Administración) que hasta finales del mes de agosto ha generado unos ahorros al Estado de 30.045 millones de euros.

A partir de ahora los Presupuestos deberán pasar el trámite del Senado, al que llegarán la próxima seman para ser discutidas durante los días 23, 24 y 25 de septiembre, y regresar de nuevo al Congreso para su debate y aprobación definitiva en Pleno entre los días 13 y 15 de octubre.