Noticias Sectores

El consumo privado en España podría crecer un 2,8% en 2015

La venta de vehículos alcanzaría las 900.000 unidades, un 4 por ciento más que el pasado año.

El repunte de la economía en España está ganando impulso, lo cual contribuye a una palanca para la venta al por menos de los productos de bienes de consumo duraderos, es decir, aquellos que se compran para un largo periodo de tiempo (coches, viviendas, electrodomésticos, etc.). Con tal motivo, el consumo privado en España podría aumentar un 2,8 por ciento en el transcurso de este año después del notable incremento de 2,3 puntos en 2014, según Crédito y Caución. Este crecimiento se debe al aumento de la confianza del consumidor, promovida por la mayor oferta de empleo  y la mejora económica.

Se espera que la compra de vehículos aumente un 4 por ciento, llegando a situarse en las 900.000 ventas de este producto. Además, también se espera que disminuyan los retrasos en los pagos. Según estas previsiones, en 2015 mejorará la evolución y desarrollo de los impagos y  el desarrollo de la insolvencia se mantendrá estable. Sin embargo, las pequeñas empresas y los hogares seguirán teniendo una alta dependencia de los bancos financiero y se dependerá de la voluntad de las entidades bancarias para proporcionar créditos, aunque el endeudamiento del sector continuará en un nivel medio. Por otro lado, mejorará la situación de las ventas generales.

Según los datos de 2014, la venta de muebles aumentó un 5,3 por ciento; los grandes electrodomésticos, tales como refrigeradores o lavadoras,  incrementaron su volumen de negocio 7,5 puntos en todos los segmentos; y en el sector electrónico de productos más pequeños, como televisiones o dispositivos de música, aumentó la venta de dispositivos móviles y otros productos de consumo debido, principalmente, a la celebración del Mundial de Futbol.

Crédito y Caución manifiesta que la economía está en alza porque se consume más, aunque este crecimiento podría ser menos en los factores que más vendieron en 2014. Además, recuerdan que, aunque el consumo privado creció, los márgenes de beneficio continúan siendo bajos porque la presión a lo largo de toda la cadena de valor sigue siendo elevada, sobre todo para los consumidores más sensibles a la crisis.

Crecimiento Global

Este incremento del consumo se está produciendo en todo el mundo. Crédito y Caución  afirma que “lo peor parece haber pasado” porque durante la crisis aumentaron las insolvencias debido al “ajuste brusco de la demanda de muchos mercados”.

De esta forma, la mayoría de los países están siendo protagonistas de un gran crecimiento. LA construcción en Reino Unido creció un 6 por ciento debido a la construcción de viviendas nuevas y las industriales privadas, un aumento que se espera que continúe a lo largo de 2015 y 2016. En cuanto al consumo privado está siendo uno de los principales impulsores del PIB al crecer un 2,3 por ciento.

Estados Unidos también tiene previsiones positivas para los bienes de consumo duraderos. Sin embargo, la recuperación del mercado inmobiliario norteamericano está siendo más lenta de lo esperado. La falta de empleo afectó mucho a la confianza del consumidor, por lo tanto se espera que el descenso del 5,5 en el desempleo aumente la confianza de los hogares.

Alemania

El desarrollo de los impagos e insolvencias de las empresas en el país germano es estable, con una alta voluntad por parte de los bancos para prestar crédito, aunque el margen de ganancia en las ventas se está deteriorando.

Aquí, la facturación del comercio minorista aumentó un 1,9 en 2014, después de un ligero descenso del 0,1 por ciento en 2013. El consumo de los hogares podría crecer un 2 por ciento en 2015, 8 décimas menos que en España debido a que el primero no estuvo tan salpicado por la crisis. Sin embargo, entre 2011 y 2013, se produjo una fuerte inflación alemana, que produjo el aumento de los precios en el combustible, la electricidad y el sector alimenticio, causando efectos negativos sobre el gasto en otros productos. En 2014, esta inflación decreció y, junto con la disminución de la escasa tasa de desempleo, podría llevar a Alemania a sostener sin problema alguno la venta del sector de los bienes de consumo duraderos.

China

El crecimiento de China es bastante notable, cuya causa de debió al aumento de los ingresos disponibles y el auge de la urbanización. El consumo interno se incrementó a un ritmo abismal, alcanzando el 51 por ciento del PIB, superando incluso las inversiones. Sin embargo, el comercio minorista continúa estando muy fragmentado debido a su gran población y las diferencias en el poder adquisitivo del consumidor y su comportamiento. Aquí, los operadores nacionales son los que dominan el mercado, de forma que representan el 75 por ciento de la población.

La economía china ha crecido de forma notable gracias, en gran parte, al impulso de los programas de subsidio público, de forma que gran parte de las familias pudieron renovar sus electrodomésticos y contribuir a la solvencia de los sectores de bienes de consumo duraderos. Tal está siendo este crecimiento que el comercio minorista asiático podría aumentar casi un 20 por ciento anual hasta 2019, a un ritmo mucho más rápido que el comercio minorista de otros países. El mercado inmobiliario también ha crecido en 2014, aunque a un ritmo menor que en años anteriores debido a las medidas llevadas a cabo por el gobierno para frenar un mercado sobrecalentado.

Detrás de este crecimiento están una serie de factores claves, como el gran tamaño de su base de consumo, la naturaleza sin desarrollar de su comercio minorista, la baja penetración de los servicios y la creciente demanda de productos de alta calidad. Además, aun cuenta con ciudades en proceso de desarrollo, que le permite continuar manteniendo el sector de los bienes de consumo duraderos.