Empresas

El coste de la morosidad empresarial es de 960 millones, el 0,1 % del PIB

La morosidad empresarial tiene un coste financiero, según el último boletín de Cepyme, que calcula que los intereses por el retraso de pago en el segundo trimestre de 2015 ascienden a 960 millones de euros, es decir, el 0,1 por ciento del PIB.

En rueda de prensa, el secretario general de Cepyme, José Alberto González-Ruiz, ha reconocido que la morosidad está bajando, si bien a un ritmo más lento del esperado, y ha subrayado que el 90 por ciento de las pymes tiene facturas pendientes y el 11 por ciento cree que no cobrará nunca el 10 por ciento de su facturación.

González-Ruiz, que ha presentado el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial de Cepyme, ha informado de que la morosidad entre empresas mantuvo en el segundo trimestre del año su tendencia de “paulatina reducción” situándose la deuda comercial en mora en el 67,7 por ciento, 1,3 puntos menos que en el trimestre anterior. No obstante, el período medio de pago aumentó una décima, hasta los 80,7 días, 20 por encima de lo que marca la ley.

En la rueda de prensa, González-Ruiz ha reconocido que algunas empresas utilizan “intencionadamente” la morosidad como un elemento de financiación, por lo que ha abogado por establecer un régimen sancionador progresivo e infracciones como instrumento disuasorio. González-Ruiz también ha comentado que pagar fuera de plazo se está convirtiendo en “una práctica cultural” de este país.

La economía sigue necesitando reformas estructurales, ha dicho el secretario general de Cepyme, “porque los deterioros de la crisis aún no se han corregido”. Para el responsable de Cepyme, hay una percepción de que se ha tocado fondo y que la morosidad no mejora tanto como antes, se está ralentizando. También ha apuntado que hay una morosidad extrema que afecta al 0,1 por ciento de las pymes y que tiene un plazo de pago de 1.000 días.

Según la Comisión Europea, hasta el 30 por ciento de las pymes que desaparecen lo hace a causa de la morosidad. En España, en cifras absolutas, y según Cepyme, en 2014 cerraron por este motivo 29.000 empresas.

Por su parte, el director asociado de Analistas Financieros Internacionales (Afi), José Antonio Herce, también presente en la rueda de prensa, ha explicado que el Indicador Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) se situó en el segundo trimestre de 2015 en 91,7 puntos, cinco décimas menos que en el primer trimestre y tres puntos por debajo del mismo período de 2014. Según Herce, lo que más ha pesado en la reducción de la morosidad general es la bajada del porcentaje de crédito comercial en mora.

Por comunidades autónomas y según el boletín, ocho regiones superan en más de 20 días el plazo legal de pago. Extremadura lidera este grupo con 101,9 días, por delante de Murcia (88,8), Madrid (86,3) y Andalucía (85,9), mientras que las empresas de Aragón siguen siendo las que pagan en menor plazo, 73,6 días. Por lo que respecta al análisis sectorial, la distribución alimentaria es el sector que disfruta de mejores condiciones de cobro, con un período medio de 68 días, sólo 8 por encima del límite legal; seguido por el agroalimentario, con 72,5 días y el químico, 71,8. En el extremo opuesto se coloca la industria textil con un plazo de cobro de 96,6 días, por delante de la construcción, con 95,1.

EFECOM