Sectores

El déficit del Estado cae más de un 22%

El déficit del Estado se sitúa en el mes de noviembre en el 2,55 por ciento, es decir, baja hasta los 27.523 millones de euros. Esta cifra es un 22,2 por ciento inferior a la registrada en el mismo periodo de 2014, según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda. Con estos datos se sitúa, a falta de un mes para cerrar el ejercicio, algo más de tres décimas por debajo del objetivo del 2,9 por ciento para el conjunto del año.

Pero no todas las noticias son positivas porque las Comunidades Autónomas continúan muy por encima del objetivo marcado para este año, exactamente en el 5,9 por ciento. Es más, todas cerraron el mes de octubre con déficit, siendo los saldos más negativos los de Murcia (-2,05 por ciento), Cataluña (-2,02) y la Comunidad Valenciana (-1,72). Pero hay algunas que sí han cumplido con el objetivo de déficit: Baleares, La Rioja, País Vasco, Canarias, Asturias, Navarra y Galicia.

Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio – que incluyen los ingresos por IRPF e Impuestos sobre Sociedades, registraron un crecimiento del cinco por ciento hasta noviembre, a pesar de la rebaja de impuestos de la reforma fiscal.

En cuanto al resto de recursos no impositivos, las transferencias entre administraciones públicas aumentaron un 31,7 por ciento motivado, principalmente, por el efecto de la liquidación definitiva del año 2013 del sistema de financiación.

Por su parte, los empleos no financieros del Estado se redujeron hasta los 190.534 millones de euros entre enero y noviembre, tres décimas menos que en el mismo periodo del año anterior. Descontando a ello la devolución parcial de la paga extraordinaria de 2012, los gastos habrían descendido un 0,5 por ciento.

Los consumos internos han aumentado hasta el mes de noviembre en un 7,1 por ciento debido al incremento de los gastos electorales de las elecciones generales. La remuneración de asalariados por la devolución parcial de la paga extra creció un 2,6 por ciento y las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales en especie por el aumento de las pensiones de clases pasivas aumentaron un 3,4 por ciento.

Entre las partidas que disminuyeron destacan los intereses, que bajaron 2,7 puntos interanuales y las transferencias corrientes entre administraciones (-2,4 por ciento) motivado por, según Hacienda, el descenso de las transferencias en los fondos de la Seguridad Social, que redujeron un 30 por ciento las destinadas al Servicio Público de Empleo como consecuencia de la mejora del mercado laboral.