Sectores

El desajuste de las cuentas públicas lastrará el crecimiento español

El problema se desprende de las nuevas medidas que se tomarán para lograr los objetivos marcados por Europa

La economía española crecerá un 2,6 % durante el presente ejercicio, cifra que se sitúa dos décimas por debajo de las previsiones iniciales y que vendrían a confirmar una desaceleración en este sentido, comparándose con la coyuntura experimentada durante 2015.

Estos datos se desprenden de la revisión de las perspectivas de crecimiento que elabora el departamento de Estrategias de Mercados de Banca March, que se han presentado este martes en la sede madrileña de la entidad.

“La economía española mantuvo un crecimiento sostenido en los primeros meses del año apoyado principalmente en la recuperación del consumo privado: la caída de los precios del petróleo, la mejora del empleo y las rebajas fiscales fueron factores de impulso al consumo”, ha destacado el director del departamento, Alejandro Vidal.

Sin embargo, el peligro para la coyuntura española procede del desajuste de las cuentas públicas,  ya que en 2015 se volvió a incumplir con el objetivo de reducción del déficit fiscal –con los problemas que esto conlleva-. Las nuevas medidas que se aplicarán en este sentido frenarán la actividad.

Afectada por la situación internacional

Sin embargo, la situación internacional también afectara a nuestro país. Es por ello que se debe tener en cuenta “el menor dinamismo” de la economía mundial, según se destacó durante la sesión. La perspectiva para el crecimiento mundial sería, por su parte, del 3,1 %.

Por zonas, Estados Unidos se desacelerará hasta ritmos cercanos a los dos puntos porcentuales y la Eurozona frenará su aceleración. Del territorio comunitario se espera un menor dinamismo, afectado por la reducción del efecto positivo de los menores costes energéticos y el aumento de la competitividad externa por la debilidad del euro.

Sobre la política monetaria, se ha destacado durante la jornada el anuncio del BCE sobre un amplio paquete de medidas que volverá a incrementar los estímulos que, en caso de necesidad, volvería a incrementar los estímulos. “En el medio plazo no esperamos nuevos recortes de los tipos de interés del BCE por el riesgo que representan para el sistema financiero, sino medidas destinadas a impulsar el crédito” asegura Vidal sobre la situación.

Mercados emergentes

En los mercados emergentes, los indicadores de confianza señalan que la caída de la actividad estaría tocando fondo y, aunque todavía persisten riesgos, sobre todo en aquellas economías con mayor dependencia de los precios de las materias primas, existen elevadas necesidades de financiación externa. En los próximos meses seguirá presente la divergencia entre economías exportadoras de materias primas y las consumidoras, escenario que favorecerá el crecimiento de Asia frente a Latinoamérica.

Por su parte, la economía japonesa atraviesa una recesión técnica y el Banco de Japón podría incrementar sus agresivos estímulos. Asimismo, el Banco de Inglaterra también ha aplazado las subidas de tipos hasta la última parte del año, siempre que se confirme el escenario central de permanencia en la UE.

Diario Financiero