Economía

El efecto Draghi no dura ni 24 horas

Las bolsas europeas inician la última sesión de la semana con pérdidas generalizadas, reaccionando al cierre mixto de ayer en Wall Street, a un dato peor de lo esperado en los pedidos de fábrica alemanes, y a las caídas de esta madrugada en Japón, donde el Nikkei se ha dejado un -2,1%, elevando al -7% su descenso durante la semana.

Las bolsas neoyorquinas fueron ayer de más a menos. Se desinflaron a lo largo de la sesión y limitaron las ganancias al +0,14% en el Dow Jones y al +0,12 en el S&P. El tecnológico Nasdaq retrocedió un -0,35%. Todo ello a pesar de que tanto el PMI servicios (56,1 vs 55 estimado) como el ISM no manufacturero (59 vs 58,2 estimado) batieran expectativas.

La cita del día es la publicación del informe de empleo americano a las 14:30 hora española. El mercado estará atento no tanto a la creación de nóminas ni a la tasa de desempleo (que caerá previsiblemente hasta el 5,2%), sino al ritmo de crecimiento de los salarios, que es lo que considera la Reserva Federal que podría elevar la inflación, su gran preocupación.

En Europa, los principales índices se dejan cerca del 1,5% en los primeros compases de la jornada. En el caso del Ibex, las caídas son del -1,25% y le hacen perder los 10.000 puntos.

Dentro de este, apenas tres valores cotizan con saldo positivo: Abengoa +2,5%, Técnicas Reunidas +0,2% y Abertis +0,1%. Los mayores retrocesos corresponden a Gamesa (-2,6%), Indra (-2,6%) y Sabadell (-2,5%).

Dentro del MAB, hoy contaremos con otra salida a bolsa de una SOCIMI. Se trata de Obsido, orientada al sector turístico, que sale al mercado con dos activos en balance: los hoteles Hotel Diana Park y Apartahotel Marbella Inn.

A primera hora hemos conocido los pedidos de fábrica de Alemania, que cayeron en julio más de lo esperado: -1,4% vs -0,6%.

El eurodólar, que cayó a ayer a medida que Draghi hablaba en su rueda de prensa, se mantiene en el 1,11. Tampoco se producen grandes variaciones en el mercado de deuda soberana, donde la prima de riesgo española cotiza en los 136 puntos básicos y la rentabilidad  del bono español a diez años en el 2,08%.

Felipe López-Gálvez, Selfbank