Internacional

El Eurogrupo da el “sí” al tercer rescate a Grecia

Tras más de cinco horas de reunión, los ministros de Economía y Finanzas de los países de la zona euro han dado el visto bueno al tercer rescate a Grecia. Una nueva ayuda financiera que llegará a Atenas durante los próximos tres años con un montante total de 86.000 millones de euros. El primer tramo que recibirá el Ejecutivo de Alexis Tsipras será de 26.000 millones de euros, aunque Atenas deberá hacer algunos “ajustes adicionales” aseguran desde Bruselas.

“Tenemos un acuerdo, hemos llegado a una conclusión positiva esta noche”. Así iniciaba Jeroem Djisselbloem, presidente del Eurogrupo, la rueda de prensa posterior a la reunión con los distintos ministros de Economía de la Eurozona. La próxima fecha clave pasa ahora al miércoles 19 de agosto, día en el que el consejo de administración del MEDE debe dar oficialmente el ‘pistoletazo’ de salida al tercer rescate heleno y así Atenas podrá cumplir con el pago al Banco Central Europeo (BCE) que vence el 20 del mismo mes.

Primer tramo de 26.000 euros

Con el nuevo programa Atenas recibirá un pago de 86.000 millones de euros divido en varios tramos, el primero que llegará a las arcas públicas helenas será de 26.000 millones, que también será fraccionado. El primer tramo de los 26.000 millones será de 13.000 millones para que el Ejecutivo de Alexis Tsipras pueda hacer frente a los vencimientos más próximos, entre ellos al BCE que asciende a 3.200 millones más intereses.

Con esta primera ayuda económica, Atenas podrá devolver los cerca de 7.160 millones que la Unión Europea le prestó el pasado mes de julio en el crédito puente urgente que recibió para pagar los vencimientos de deuda contraídos con el BCE, Fondo Monetario Internacional (FMI) y la propia UE. Los 3.000 millones restantes serán para pagar los compromisos ‘domésticos’ del gobierno heleno (pensiones, nóminas funcionarios, etc…).

El segundo tramo del primer desembolso llegará más adelante y está previsto dentro de un plan de recapitalización de la banca helena con un presupuesto de 10.000 millones de euros.

El papel del FMI

A las 15:00 horas estaban citados los jefes de los departamentos de Economía de los socios de la moneda única, en su agenda tenían salvar los principales escollos surgidos en los últimos meses de negociación con Atenas. La principal duda de los socios, entre los que destacaban Alemania y Finlandia, era la participación del Fondo Monetario Internacional en este tercer programa de asistencia financiera a Grecia.

La institución presidida por Christine Lagarde, que finaliza mandato en los próximos meses, intervino a través de una videoconferencia en el Eurogrupo. En su discurso, el FMI mantuvo su rechazo a participar en un programa que no convirtiera la deuda griega en sostenible, un apunte que pasa por una quita como ya ha publicado su organismo en varios informes. Por el momento, el propio Djisselbloem ha rechazado este punto en la rueda de prensa posterior al Eurogrupo, “la sostenibilidad de la deuda se puede conseguir con un programa de reformas y sin quitas”.

El rescate sigue adelante sin el soporte del FMI que decidirá su participación en el próximo otoño cuando se produzca la primera revisión que previsiblemente será en el mes de octubre. Por otro lado, la próxima semana varios parlamentos nacionales de los estados miembro de la eurozona, entre ellos el Bundestag alemán, deben dar el visto bueno a los acuerdos alcanzados por Grecia y sus acreedores, también conocidos como la ‘troika. En el caso de España, aunque su decisión no es vinculante, el ministro De Guindos comparecerá el próximo martes 18 para explicar en el Congreso de los Diputados el papel que desempeñará España en este rescate.