Destacado Economía Nacional

El expresidente de Caixanova pide “perdón por los errores que haya podido cometer”

Julio Fernández Gayoso, expresidente de Caixanova, afirmó este martes que la fusión de las cajas gallegas fue la “peor de todas las opciones posibles”. La “buena solución” era la unión de cajas de distintas regiones, algo que en Galicia “no se hizo porque no estaba permitido”, agregó.

Así lo indicó durante su comparecencia en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera, en la que pidió “perdón” y “comprensión” por los “errores y equivocaciones que haya podido haber cometido”.

Los “aciertos”, señaló, fueron de los órganos de gobierno y del equipo de gestión, mientras que los “errores y equivocaciones desearía asumirlos”.

Fernández Gayoso reconoció que la fusión de las dos cajas gallegas (Caixa Galicia y Caixanova, que dieron lugar a Novagalicia) fue la “peor de todas las opciones posibles”, ya que con dos empresas que “ocupan el mismo territorio es imposible evitar que haya duplicidades”.

La fusión de entidades de la misma región es, “en mi modesta opinión, la solución más traumática de todas”, expuso, para señalar que “se solucionó mandando para casa a miles de empleados, cerrando centenares de oficinas, una sede central y con una reducción del negocio”.

En este sentido, comentó que los créditos que había antes de la fusión a una misma empresa no se pueden sostener por la cantidad de recursos propios que consume de la entidad. Respecto a los depósitos, dijo que los clientes no quieren tener todos sus ahorros en la misma entidad.

Por ello, “la buena solución era la unión de cajas de distintas regiones”, afirmó, para agregar que es lo que hicieron las cajas que en la actualidad, convertidas en bancos, “sigan vivas”.

“Eso en Galicia no se hizo porque no estaba permitido, no había más opción que la fusión interregional”, lamentó.