Noticias

El FMI alerta: el PIB no será como antes de la crisis

En plena vorágine de datos positivos de crecimiento, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado el optimismo anunciando que la expansión de las economías desarrolladas y emergentes no alcanzará los números anteriores a la crisis. Advertencias que se suman  a la caída en una décima del crecimiento del PIB de los países de la OCDE en el último trimestre de 2014.

“El crecimiento potencial en las economías avanzadas probablemente se incrementará ligeramente, pero seguirá por debajo de las tasas anteriores a la crisis a medio plazo“, señala el FMI en el capítulo III de su informe ‘Perspectivas económicas mundiales’. El documento atribuye esta evolución al envejecimiento de la población y el lento incremento de la formación de capital a medida que la producción y la inversión se recuperan gradualmente de la crisis.

El banco mundial  calcula en su estudio que el crecimiento en las economías desarrolladas podría llegar a una media del 1,6 por ciento en el periodo 2015-2020, muy lejos del 2,25 de los años previos a la crisis económica. En el caso de las economías emergentes, el FMI estima que el crecimiento potencial disminuirá a una media del 5,2% entre 2015 y 2020, frente al 6,5% estimado para el periodo 2008-2014.

“A diferencia de crisis anteriores, la crisis financiera global ha estado asociada no sólo con una reducción del nivel de actividad potencial en las economías avanzadas y emergentes, sino también con una persistente caída de su tasa de crecimiento”, ha apuntado el FMI.

Lento crecimiento en los países OCDE

La economía de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sufrió un descenso de una décima en los últimos cuatro meses de 2014. Sin embargo, el consumo privado fue el mayor aliado para el crecimiento de OCDE.

En cuanto a las economías más importantes destaca la desaceleración del PIB estadounidense en siete décimas que cayó del 1,2 por ciento al medio punto porcentual. Francia y Canadá también han notado cómo se ha frenado el crecimiento de su PIB nacional con bajadas de dos décimas quedándose en el 0,6 y 0,1 por ciento respectivamente. En el lado opuesto se encuentra Alemania que ha pasado de crecer al 0,1 por ciento en el tercer trimestre hasta el 0,7 de los últimos cuatro meses de 2014.