Sectores

El FMI tira por tierra la Reforma Laboral

Considera que reducir los beneficios para los empleados lleva a una reducción del consumo y la consecuente caída de la producción

Abaratar el despido puede ser perjudicial a corto plazo, principalmente en tiempos de crisis porque daña la economía y retrasa la recuperación. Con estas explicaciones, el Fondo Monetario Internacional (FMI) tira por tierra la Reforma Laboral llevada a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy.

“Las reformas de los mecanismos de protección del empleo y los sistemas de prestaciones de desempleo tienen efectos positivos en los periodos de prosperidad, pero pueden debilitar la demanda agregada y tornarse contractivas durante los periodos de recesión”, afirma la institución internacional en el capítulo III de su informe ‘Perspectivas Económicas Mundiales’.

Estos ajustes, señala el FMI, pueden resultar más positivos en casos de normalidad o prosperidad económica, pero contraproducente en tiempos de recesión. Según explica, los efectos de reducir los beneficios para los empleados son “ambiguos” a corto plazo porque el efecto positivo de empujar la contratación con un impulso a la baja de los salarios puede verse contrarrestado por el impacto “desproporcionado” en las familias con menos ingresos y las cuales tienen que afrontar sus deudas, lo que llevará a una reducción del consumo y una caída de la producción.

En este sentido, el organismo que preside Christine Lagarde aboga por dar prioridad a otras posibles medidas, entre las que se incluye una reforma de los mercados de productos y servicios, la bajada de impuestos laborales y aumentar el gasto en políticas activas de empleo. Según los expertos de la institución, éstas “surten mayor efecto cuando las condiciones macroeconómicas están deprimidas” porque, en parte, suelen implicar cierto grado de estímulo fiscal.

Además, considera que el recorte de la protección de los trabajadores, a corto plazo, puede llevar a una acelerada reducción del tamaño de algunas empresas y al despido inmediato de empleados, mientras que los incentivos a las nuevas contrataciones sólo se alcanzarán de manera gradual, llevando a un debilitamiento de la demanda y un impacto contractivo.

Positivo en grupos infrarrepresentados

Según apunta, las actuaciones dirigidas a relajar la protección de los trabajadores puede contribuir a mejorar las perspectivas de empleo en grupos infrarrepresentados, como son los jóvenes con baja cualificación e inmigrantes, pero pueden tener “efectos imprevisibles” en el desempleo agregado a incentivar tanto la contratación como el despido porque su impacto variará en función del diseño y forma de aplicación.

Establecer prioridades

Con estos argumentos, el FMI subraya la importancia de establecer prioridades y una secuencia de ejecución en la que serán más útiles aquellas reformas que incluyan medidas de estímulo fiscal, así como aquellas del mercado de productos al servir de impulso a la actividad indistintamente de las condiciones económicas generales.

“Otras reformas del mercado laboral podrían ser costosas en el corto plazo bajo las actuales condiciones, incluyendo la reducción de beneficios por desempleo y, especialmente, la reforma de la protección del empleo”, advierte el FMI.