Política Sectores

El Gobierno admite que España puede incumplir "por una décima" los objetivos de déficit

A pesar de ello descarta que Bruselas aplique sanciones o exija nuevos ajustes en los PGE de 2016  

“No van por ahí los tiros” con esta frase el secretario de Estado y Director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, Álvaro Nadal descartaba que Bruselas sancione a España o exija nuevos ajustes en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016.

Nadal que ha participado esta mañana en el Foro Diálogos de Internacionalización ha reconocido, sin embargo, que los objetivos de déficit del 4,2 por ciento previstos para este año podrían desviarse hasta el 4,3 por ciento sobre el PIB una décima por encima de lo exigido por Bruselas. Ahora bien “esto no va a ser un drama”, sentenciaba y “objetivamente pesará más el espectacular ajuste presupuestario que hemos realizado y la correctísisma política fiscal” llevada a cabo por el Gobierno durante esta legislatura.

Cerrar el ejercicio décima arriba o décima abajo dependerá por tanto de discusiones “a nivel técnico”, entre ellas la de “si se consolida o no el ICO, o si se incluyen el BCA o el FROB”, apuntaba Nadal. En este sentido y según ha podido confirmar Diario Financiero a través de fuentes muy cercanas al ministerio de Hacienda “el ICO no consolidará”, es decir, que Bruselas no considerará como gastos de la Administración las partidas destinadas a dotar de recursos al banco público.

Precisamente está será una de las discusiones que mantendrá el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, esta tarde con el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. Una reunión en la que seguro se colarán las sanciones impuestas a España por el cobro del ‘céntimo sanitario’ y que ha pasado a engordar la cuenta del déficit del Estado, “las sentencias de Bruselas no deberían contar de cara al déficit”, afirmaba con rotundidad Nadal.

Crecimiento alcanzable

Otro de los argumentos que se emplearán para defender los Presupuestos ante Bruselas es la buena marcha de la economía española. A este respecto Nadal ha restado importancia al retroceso de dos décimas del PIB, hasta el 0,8 por ciento en el último trimestre, y ha asegurado que la previsión  de crecimiento del PIB del 3,2 – 3,3 por ciento es “claramente alcanzable”.

Para ello es necesario que la discusión política se centre en lo que “ha sido el problema de la economía española, la competitividad”. En este sentido Nadal que ha criticado el discurso de la izquierda porque “defiende que el problema de España es de reparto”, también se ha mirado el ombligo y ha reconocido que “no se ha apoyado la competitividad en los grandes sectores” y que “siempre se quedan muchas cosas por hacer”. Así ha apuntado que de renovar mandato, el Gobierno del Partido Popular continuará con el desarrollo de políticas orientadas a “fomentar el consumo de productos españoles -entre la demanda nacional-. Tenemos un problema de capacidad de seducción”.

Aún con estas lagunas no existe preocupación a corto plazo ya que la economía española crece en torno a un nuevo modelo. Nuestra economía marca niveles de inflación por debajo tanto de la media de la Unión Europea como de uno de nuestros principales socios comerciales, Alemania. Por otra parte, la demanda externa “no está teniendo un movimiento especular”, y se desacelera al mismo ritmo que la demanda interna, de hecho “el sector exterior no está poniendo las bases de la próxima crisis” y se da la coincidencia de que “por primera vez un ciclo económico no está retirando las exportaciones”. Todo ello hace que “el ciclo económico español sea fuerte”, ha destacado Nadal.

No hay desaceleración del empleo

Tampoco preocupan en el seno de Moncloa los últimos datos del paro. Desde el Gobierno justifican que en los últimos meses se está viviendo un cambio de paradigma. Si bien antes “se estaba contratando más a tiempo parcial estos contratos se están transformando a tiempo completo. No hay desaceleración”, afirmaba rotundo. Según ha adelantado ésto se reflejará en la próxima EPA (Encuesta de Población Activa) con una “mayor intensidad en el número de horas trabajadas”.

Gran parte de la creación de empleo se debe a las inversiones extranjeras en nuestro país. En este sentido el mayor riesgo que se percibe fuera de nuestras fronteras es la posibilidad de que “el PSOE pueda formar gobierno con la izquierda radical, que plantea de manera explícita salirnos del euro”.

Con respecto a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, ha destacado que “los ajustes económicos nos han costado políticamente hablando”, para pasar a admitir que “hemos perdido bienestar por actuar de manera responsable”. En este sentido ha reconocido que en España “puede darse una situación similar” a la de los comicios de ayer en Portugal aunque sólo en lo que toca a “la enorme volatilidad de las masas de votantes”. 

Exportaciones lejos de Alemania 

En materia de exportaciones Álvaro Nadal ha puesto sobre la mesa que “me interesa más ver qué producimos y vendemos” que no los mercados a los que lo hacemos “si hay un producto bueno tarde o temprano lo venderemos en otros mercados”. Y es que las exportaciones españolas cada vez miran más a mercados fuera de Europa “hemos diversificado. Es más no creo que debamos hacer política comercial sólo con Alemania”.

Respecto a la política presupuestaria para el año próximo en el ámbito del sector exterior Nadal ha querido poner de manifiesto que parte del presupuesto que se ha congelado a organismos de apoyo a la internacionalización de las empresas españolas como ICEX, España Exportación e Inversiones, “está en que haya colegios bilingües”, es decir, “en educar en internacionalización”.