Nacional Política Sectores

El Gobierno ‘ahoga’ a los autónomos con una subida de 9 euros en las cotizaciones

La medida entrará en vigor en enero y afectará especialmente a los más de 2,7 millones que cotizan por ‘la mínima’

Un vuelta de tuerca más. El Gobierno subirá un uno por ciento la base mínima de cotización del colectivo de autónomos que a partir de enero de 2016 pasará a ser de 893,10 euros, es decir, 8,70 euros superior a la actual de 884,40 euros. En términos de liquidez mensual ésto apenas supone tres euros más al mes en las cuotas de cotización de 2,7 millones trabajadores por cuenta propia -los que cotizan por la mínima-, que deberán ingresar en la caja del Régimen General de Trabajadores Autónomos (RETA) 266,14 euros frente a los 263,55 euros actuales.

Con este nuevo incremento la Seguridad Social se embolsará más de 120 millones de euros, ya contabilizados en el presupuesto de ingresos por cotizaciones al RETA para el año que viene y que asciende a 12.358,48 millones de euros, un 10,54 por ciento sobre el total de 117.242,58 millones que prevé recaudar el ente público.

Esta subida se suma a las que se han venido aplicando desde 2013 y que acumulan un total del 5 por ciento, siendo la más acusada la que se produjo en 2014, año en el que se aprobó una subida del 2 por ciento y se equiparó la cotización de los autónomos societarios a la de los empleados del Régimen General. Así en menos de un lustro cada uno de los trabajadores del colectivo vienen contribuyendo al sistema con 123 euros más al año lo que afecta directamente a la liquidez de aquellos cuyos ingresos no superan los 15.000 euros.

Desde Ata (Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos), su presidente, Lorenzo Amor, se ha lamentado de que el Gobierno “pone el pie en el cuello de los trabajadores con los ingresos más bajos” y explica que serán más de medio millón los autónomos que cotizarán por encima de sus ingresos reales. En la misma línea se ha manifestado Sebastián Reyna, secretario general de Upta (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) “deja una base de cotización media mensual de casi novecientos euros, cantidad que en muchas ocasiones es superior al rendimiento neto de un buen número de trabajadores por cuenta propia”.

Cotizar por lo que se ingresa

Cotizar por ingresos reales y “netos” se ha convertido en una de las claves en la hoja de ruta de los autónomos que vienen reclamando su puesta en marcha y desarrollo desde hace ya varias legislaturas. La propuesta que debe recogerse en el Pacto de Toledo, ha contado siempre con el respaldo de todos los Grupos de la Oposición, sin embargo, ningún Gobierno la ha dado carácter legal.

Con este modelo “la Seguridad Social recaudaría más”, explica Lorenzo Amor, ya que obligaría al 75 por ciento de los autónomos a cotizar por encima de la base sobre la que lo hacen ahora. De hecho la flexibilidad del sistema permite que el 86 por ciento de los 3,178 millones de autónomos lo hagan por la base mínima cuando sus ingresos son muy superiores a los 15.000 euros.

A este respecto Ata propone un modelo que cuente con cuatro tramos de cotización (a partir de 15.000 euros) y que se exima de la obligación de cotizar a los autónomos persona física con salarios inferiores al SMI (salario mínimo interprofesional).

Desde el colectivo son optimistas y consideran que la propuesta podría prosperar en la Comisión del Pacto de Toledo de 2016 y se pondría en marcha a lo largo de la próxima legislatura ya que “no se puede ir contracorriente”, afirma Amor. Además, “sólo de esta manera se permitirá abordar un cambio en profundidad del sistema de Seguridad Social de los autónomos y con ello crear un modelo más progresivo y solidario”, puntualiza Reyna.

Verdades a medias

Si bien el pasado 04 de agosto el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante la rueda de prensa de presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 negaba rotundamente una subida de las cotizaciones, la lectura en detalle del libro amarillo recoge entre líneas y ‘a la chita callando’ este incremento. Así Montoro, da cumplimiento a una verdad a medias que pone en riesgo no sólo la iniciativa emprendedora, sino las nuevas contrataciones por parte del colectivo.