Sectores

El Gobierno crea un reglamento para la producción de energía fuera de la Península

Este reglamento forma parte de la reforma del sector que se ha acometido durante esta Legislatura y que ha permitido alcanzar el equilibrio entre ingresos y costes en el sistema eléctrico para este año.

El Consejo de Ministros ha aprobado esta mañana el reglamento que regula la producción de energía en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla. Este Real Decreto establece un  nuevo régimen de funcionamiento de las centrales donde se ha fijado un mecanismo de despacho económico y técnico más eficiente, adaptado a las singularidades de los sistemas extrapeninsulares.

El reglamento aprobado hoy forma parte de la reforma del sector que se ha acometido durante esta Legislatura y que ha permitido alcanzar el equilibrio entre ingresos y costes en el sistema eléctrico para este año.

Los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, presentan una serie de singularidades respecto al sistema peninsular, derivados de su reducido tamaño, características propias, reducidas economías de escala y en el aprovisionamiento de combustibles, que no permiten la creación de un mercado de generación como en el sistema peninsular.

El Real Decreto pretende la consecución de tres objetivos fundamentales: reducir costes de generación en estos sistemas, favorecer la competencia e incorporar señales de precio eficientes para los consumidores.

El nuevo régimen favorecerá el aumento de la competencia. En este sentido se establece un procedimiento en concurrencia competitiva para otorgar el régimen económico a nuevas instalaciones, quedando restringida la participación a aquellos grupos empresariales que tengan más de un 40 por ciento del mercado en esos sistemas.

El régimen retributivo en estos territorios se basa en el establecimiento de instalaciones tipo y la fijación de los parámetros retributivos revisables cada 6 años, como en el resto de actividades. Este régimen favorecerá el mantenimiento y renovación de las centrales, por parte de sus titulares, convirtiéndolo en un modelo que prima la eficiencia tecnológica y de gestión.