Economía Noticias

El Ibex se dispara un +2,96% gracias a la banca y al petróleo

Las bolsas europeas, en especial la española, viven una de las mejores sesiones desde hace tiempo. Las ganancias han venido de la mano del optimismo
en torno a las negociaciones con Grecia y a la fuerte subida del precio del petróleo. Todo ello aderezado por la denominada `cuádruple hora bruja ́, una
cita trimestral en la que coincide el vencimiento de la mayoría de derivados y que suele venir acompañado de un incremento de la volatilidad y del volumen de
negociación.

El Ibex ha subido progresivamente a lo largo del día, para acabar cerrando en los 11.419 puntos tras haber superado varios soportes a nivel técnico. De hecho ha logrado rebasar los máximos tanto de 2014 como de 2015 y ha retornado a niveles de abril de 2010.

En las primeras posiciones se han situado los bancos, con Santander (+4,83%), Sabadell (+4,48%) y Popular (+4,38%) a la cabeza. Entre medias se ha colado
Repsol (+4,67%), que al igual que otras petroleras ha celebrado el encarecimiento de entorno al 4% en los precios del petróleo. Tan solo dos valores del Ibex han cerrado en números rojos, aunque con pérdidas muy moderadas: OHL (-0,07%) y Jazztel (-0,24%).

Otro de los protagonistas en España ha sido Realia, cuyo Consejo ha rechazado la OPA realizada por Hispania al considerar que el precio ofertado `no es
razonable ́. No obstante, sus acciones en el mercado no han sufrido demasiadas variaciones hoy.

Las alertas sobre Grecia se han suavizado una vez finalizada la cumbre de la Unión Europea, en la que parece que Grecia y sus socios han estrechado lazos.
Este acercamiento de posturas se ha dejado notar en el mercado de deuda, que ha visto una reducción importante en las primas de riesgo. La griega desciende
60 puntos básicos hasta los 1.100, mientras que las de Italia y España retornan a los 100 puntos.

La fiesta se ha extendido al resto de bolsas del Viejo Continente e incluso de Estados Unidos, donde los principales índices cotizan con subidas cercanas
al 1%.

Mientras tanto, el euro rebota y se cambia a 1,085 dólares.

Selfbank