Política Sectores

El IPC cierra 2015 en el 0% a causa de la energía y alimentos no elaborados

Las previsiones hechas por el Gobierno y varias asociaciones se han confirmado. El Índice de Precios de Consumo ha subido tres décimas y cerrado 2015 en el cero por ciento. Este incremento se debe, principalmente, al transporte, la vivienda y los alimentos y bebidas no alcohólicas. El primero de ellos aumentó hasta los -2,8 puntos porcentuales debido a la bajada del precio de los carburantes y lubricantes, la vivienda aumenta tres décimas hasta los -2,3 puntos a causa de la bajada de los precios de gasóleo para la calefacción y los alimentos y bebidas no alcohólicas lo hicieron una décima hasta el 1,8 por ciento.

Por su parte, la inflación subyacente (sin tener en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos) bajó una décima hasta el 0,9 por ciento, una cifra casi un punto por encima del IPC general.

En cuanto a la evolución mensual, el IPC en el mes de diciembre se situó en el -0,3 por ciento. Aquí, entre los grupos con repercusión negativa se encuentra el transporte, que baja un punto y medio por la bajada de los precios de carburantes y lubricantes y los vestidos y calzados, que caen dos puntos por el descenso en el precio con motivo de las rebajas. Por la contra, el ocio y cultura aumentaron un 1,1 por ciento y la vivienda una décima.

En general, la tasa del IPC ha aumentado en todas las Comunidades Autónomas, aunque sólo cinco de ellas alcanzan valores positivos. Estas son Baleares, Cataluña y el País Vasco con una variación del 0,3 por ciento, la Comunidad Valenciana con un 0,2 por ciento y La Rioja con el 0,1 por ciento.

Por su parte, el IPC Armonizado crece tres décimas pero no consigue situarse en valores positivos. Se queda en el -0-1 por ciento. A impuestos constantes, este se sitúa en el -0 1 por ciento y el IPC en los cero puntos, iguales en ambos casos a las tasas generales.

“Buenas noticias” para de Guindos

La tasa del Índice de Precios de Consumo ha confirmado las expectativas del Ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, quien ha asegurado que estos datos son “buenas noticias”. El ministro, ha destacado que la bajada de los precios en el mes de diciembre incrementa la renta disponible de las familias y mejora la competitividad de la economía española.

“Esta caída del IPC incrementa la renta disponible de las familias españolas, mejora nuestra competitividad y, como decía”, son buenas noticias”, ha expresado el ministro antes de participar en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin).

Además, ha negado que exista riesgo de deflación en España y ha afirmado que lo que ha habido es una situación de inflación negativa”.  “Si uno mira la inflación subyacente siempre ha estado ligeramente por debajo del 1% y la deflación es un proceso, un círculo vicioso en el cual hay una caída de precios y hay retrasos en las decisiones de consumo y de inversión”, ha defendido.

En cuanto a la inflación, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) manifiesta que la variación anual del IPC en diciembre confirma que estamos pasando una situación efectiva de nula inflación debido a la escasa actividad de la economía porque esta situación no es sólo producto de la bajada del precio de combustible. A pesar de ello, el Secretario General de UPTA, Sebastián Reyna, explica que el riesgo de inflación continúa presente, “por lo que la recuperación económica parece que retrasa su consolidación y que ésta se haga efectiva en la economía real”.

Aun con ello, espera que las perspectivas durante el año sean de una inflación muy moderada “y con ello mejore algo la capacidad adquisitiva perdida en estos años”.

Por su parte, para la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos “un IPC bajo es un beneficio para los autónomos ya que afecta a sus compras, al pago de arrendamientos, los gastos de producción y el consumo”, señala su presidente, Lorenzo Amor.

A esto añade que “una inflación baja nos mantiene en una posición competitiva desde el punto de vista de las exportaciones. Para los próximos meses todo apunta a que la inflación siga en cifras moderadas, situándose, para finalizar el año en una tasa que no llegará al 1%”.

Yasmina Pena