Política Sectores

El IPC vuelve a tasas negativas por la bajada del precio del petróleo y la electricidad

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se ha reducido hasta el -0,4 por ciento, de forma que vuelve a tasas negativas después de dos meses en positivo. Este descenso es consecuencia del abaratamiento en los precios del carburante y la electricidad, según el Índice de Precios de Consumo del mes de agosto elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Frente a este descenso cabe destacar el aumento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas  hasta el 1,9 por ciento, cinco décimas más que en julio debido al incremento de los precios de las legumbres y hortalizas frescas. Apartando esta y las dos parcelas anteriores, la inflación subyacente alcanzaría un 0,7 por ciento, más de un punto por encima del IPC general, y decrecería tras cuatro meses al alza.

El transporte, la vivienda y los vestidos y calzados tuvieron repercusiones negativas en la evolución mensual de los precios. De esta forma, el transporte alcanzó los -2,3 puntos con una repercusión de -0,364 que refleja la bajada de los precios del carburante; la vivienda un -1,3 por ciento con una repercusión del -0,164 promovida por la bajada del precio de la electricidad; y los vestidos y calzado con una tasa del -1,3 por ciento y una repercusión de -0,083 promovida por el comportamiento de los precios en el último mes de rebajas.

En el otro extremo de la tabla se sitúan los alimentos y las bebidas no alcohólicas, cuya variación del 0,7 por ciento se vio repercutida con 0,135 puntos por el incremento del precio de la fruta fresca, las legumbres y hortalizas y el pescado fresco; los hoteles, cafés y restaurantes, cuyo precio subió un 0,8 por ciento con una repercusión de 0,095 puntos debido al aumento de los precios de hoteles y otros alojamientos; y el ocio y la cultura, cuya variación mensual se sitúa en las ocho décimas y una repercusión de 0,054 por el aumento de los precios del viaje organizado.

Los precios decrecen en todas las Comunidades Autónomas

El IPC ha bajado en todas las regiones españolas, aunque la más destacada ha sido Cantabria con 0,7 por ciento a la baja.

Atendiendo a las tasas más negativas, en el primer puesto del ranking se encuentra Extremadura y Castilla-La Mancha con un -0,9 por ciento, seguido de Castilla y León y Cantabria con ocho décimas negativas.

Yasmina Pena