Mercado Deportivo

El juez Ruz aplaza la declaración de Sandro Rosell por el 'caso Neymar' hasta el 22 de julio

Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona Foto: Ateneu Barcelones
Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona
Foto: Ateneu Barcelones

El juez de la Audiencia Naciona Pablo Ruz ha aplazado al próximo 22 de julio la declaración como imputado del expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell por un presunto delito fiscal por defraudar al fisco un total de nueve millones de euros por el fichaje del brasileño Neymar. La declaración estaba fijada inicialmente para el próximo viernes, día 13, pero el abogado de Rosell, Andrés Ayala, tenía fijada para esa misma fecha un juicio en la Audiencia Provincial de Madrid.

En una providencia dictada hoy por Ruz también fija para el 22 de julio la declaración como imputado del representante legal del Barça y del perito de Deloitte que auditó las cuentas del club, por la imposibilidad de que la documentación que reclama la consultora esté lista para este viernes.

Rosell comparece como imputado y también está imputado el Fútbol Club Barcelona a través de su representante legal. El expresidente del club figura como responsable de formalizar el acuerdo para fichar a Neymar, pero el presidente actual, Josep María Bartomeu, estampó su firma en otros siete documentos relacionados con el fichaje.

El Barcelona acordó el pasado febrero proceder al pago de 13 millones de euros, una cantidad con la que consideraba cubierta la deuda.

Más tarde volvió a pagar cuatro millones más de euros, pero estos pagos no pueden evitar que el caso sea juzgado, porque se hicieron una vez en marcha el proceso judicial.

El caso Neymar inició el pasado 22 de enero, cuando Ruz admitió a trámite la querella presentada por el socio del Barça Jordi Cases contra Rosell. El Barça acabó admitiendo que pagó por el fichaje de Neymar más de 86 millones de euros, en lugar de los 57 que había declarado.

La Fiscalía sostiene que las transacciones económicas que sustentaron el fichaje del delantero brasileño Neymar se basaron en “contratos simulados” y operaciones de “ingeniería financiera” que no respondían a la realidad y con las que se pretendía “cometer el engaño” a la Hacienda pública.

Servimedia