Mercado Deportivo

El juicio a Messi: la fiscal le exculpa, mientras el abogado del Estado acusa

Se está celebrando este viernes la última sesión del juicio al astro argentino.

Existen dos posturas confrontadas durante la última sesión del juicio al jugador del FC Barcelona, Leo Messi, por un lado la fiscal, Raquel Amado, que ha exculpado este viernes al futbolista y el abogado del Estado, Mario Maza, que representa a la Agencia Tributaria en el caso.

“En ningún caso estoy comparando a este chico con un mafioso, pero es lo mismo que el capo de una estructura criminal”, explicaba el abogado, que ha aprovechado mientras concluía sus conclusiones para pedir 22 meses de cárcel para Leo y para su padre, Jorge Horacio Messi, respectivamente.

Así, el abogado da “credibilidad cero” a la versión exculpatoria de Messi. De hecho, cree que el jugador estaba al tanto del entramado que se había creado detrás: “Por muy profano que sea en materia tributaria y en leyes, esto lo entiende hasta un niño de diez años. Y esto Messi lo tendría que entender sin ningún problema”.

La argumentación de Maza se fundamenta en que en el momento de firmar los documentos ante el notario, este se los tuvo que haber leído en voz alta. “Si cuando empieza a leer el notario, Messi no lo entiende, el notario se lo explicará”, concluía el abogado.

Raquel Amado le exculpa

Por su parte, la fiscal, Raquel Amado ha exculpado al futbolista del club catalán, al considerar que el presunto fraude se cometió por decisión de su padre. De hecho, ha llegado a considerar al progenitor del astro como el alter ego del argentino en materia económica.

“El fraude se ejecuta porque hay una decisión de su padre”, ha declarado Amado sobre esta cuestión, por lo que acusa únicamente al padre del fraude de 4,1 millones de euros a la Agencia Tributaria, correspondientes a la gestión de derechos de imagen en las declaraciones de la renta de 2007,2008 y 2009.

En cualquier caso, Amado ha sostenido durante la sesión que el entramado de sociedades creadas, primero en Belice y más tarde en Uruguay, habrían “garantizado la opacidad de las rentas” del jugador, con el fin de que los ingresos llegarán a estas y no se tributasen en España, hablando siempre de los derechos de imagen.