Economía Empresas PYMES

El MAB, una ‘alternativa’ de crecimiento para las pymes

Financiación, liquidez, visibilidad y valoración son algunas de las ventajas que ofrece a las empresas este mercado

Desde que en 2006 se creara el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) con el objetivo de abrir nuevas vías de financiación para pequeñas y medianas empresas, 28 sociedades se encuentran embarcadas en el mundo de la cotización.

Con 1.693 millones de capitalización y 392 millones de financiación total a empresas en expansión, el MAB ha permitido que muchas compañías que veían cerrada la puerta de los préstamos bancarios, especialmente durante la crisis, pudieran acceder a nuevos mecanismos para financiarse.

Así, esta plataforma se dirige fundamentalmente a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse, beneficiándose de las ventajas que ofrece el mercado, como una mayor financiación, visibilidad, liquidez o valoración, entre otros. Además, el MAB resulta una alternativa interesante como segmento de aprendizaje para una posterior cotización en el mercado continuo.

Para acceder al Alternativo, aunque sean medianas y pequeñas empresas, estas deben de cumplir distintos requisitos, entre los que se encuentran la transparencia, el suministro de información semestral y anual, la designación de un asesor y contratación de un proveedor de liquidez, y la difusión accionarial.

No obstante, el escándalo de Gowex, que falseó sus cuentas durante toda su andadura por este mercado bursátil, ha dejado en evidencia su capacidad para hacer frente a sus propias exigencias. Y es que algunos inversores han visto con desconfianza al MAB, puesto que ha sido incapaz de detectar en cuatro años las falsedades de esta empresa.

Pero, en general, las sociedades que forman parte del mercado alternativo se muestran positivas con la trayectoria que les ha brindado este mercado. Ese es el caso de Carbures, que empezó a cotizar en marzo de 2012 con el objetivo de obtener financiación que le posibilitara el crecimiento de la compañía y desde donde afirman “estar satisfechos con su paso por el MAB”. Aunque, eso sí, también ha sido una de las primeras en querer saltar a Bolsa y cotizar en el mercado continuo tras el escándalo de Gowex, pero la compañía asegura que este era su objetivo, pues es “el paso lógico” en respuesta a su crecimiento.

Con el mismo propósito Neuron Bio también accedió al Alternativo en julio de 2010. En este caso, su director general, Javier S. Burgos, considera que el MAB es “un pulmón económico” para desarrollar sus proyectos y asegura que les ha servido para “dar visibilidad” a la compañía.

Así, el punto en común que comparten todas estas compañías es su reducido tamaño, aunque, además de estas empresas en expansión que se dedican al sector tecnológico, energético o de servicios, también cotizan otro tipo de sociedades como las SICAV (Sociedades de Inversión de Capital Variable), las SOCIMIS (Sociedades de Inversión en el Mercado Inmobiliario), las SIL (Sociedades de Inversión Libre) y las ERC (Empresa de Capital Riesgo).

En la actualidad, seis empresas del MAB (Bionaturis, Carbures, Ebioss Energy, Eurona Telecom, Masmovil y Neuron Bio) cotizan durante toda la sesión y las demás lo hacen mediante un sistema de subastas diarias entre las 12.00 y las 16.00 horas debido a la falta de liquidez. Y es que, en ocasiones, no todas consiguen la financiación deseada, como en el caso de Lumar, una sociedad que ha decidido salir recientemente del MAB porque, aseguran, “han conseguido la financiación que necesitaban por otra vía”.

Aun así, el Mercado Alternativo Bursátil, que tiene como referentes a otros mercados europeos como el AIM, en Reino Unido, o el Alternext, en Francia, sigue configurándose como una alternativa de crecimiento para las pymes.

“Nuestra presencia en el MAB nos ha proporcionado posicionamiento y visibilidad, además de suponer una interesante fuente alternativa de financiación para compañías que, como la nuestra, requieren del adecuado músculo financiero para acometer constantes iniciativas de crecimiento en el marco de un proyecto de negocio en rápida y permanente expansión”, aseguran desde Bionaturis, una empresa que empezó a cotizar en el Alternativo en enero de 2012, lo que les ha brindado “más confianza y credibilidad” ante sus inversores.

Y es que, en lo que va de 2015, tres nuevas compañías (NBI Bearings, Grenergy e Inclam) han debutado en el parqué y, según aseguran desde la Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (AEMAB), es posible que antes de finales de año la cifra de estrenos se eleve a 10, con un crecimiento del 40 por ciento respecto al pasado año.

Además, para 2016, algunas sociedades como la hotelera BestPrice ya han anunciado que tienen previsto entrar en este mercado. Es por ello que el AEMAB estima que, con este ritmo de incorporaciones, el Alternativo llegará a acoger hasta 500 pymes en un plazo de 15 años y captará hasta 1.000 millones de euros de financiación anual dentro de cinco.

Asun Infante