Internacional La buena noticia del día Política Sectores

El partido socialista pide a Europa que ponga en marcha la ‘Tasa Tobin’

El PSOE estima que se recaudarían 50.000 millones de euros en la Unión Europea

El Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF), más conocido como Tasa Tobin, se ha convertido en uno de los puntos que tienen en común Partido Popular y PSOE. De hecho con motivo de la celebración del día de Europa pasado mañana, los representantes de los socialistas en la Comisión han vuelto a reclamar que “se ponga en marcha la Tasa de Transacciones Financieras, conocida como Tasa Tobin y Tasa Robin Hood”.

La petición se ha hecho pública a través de un vídeo colgado en  la plataforma Change.org en el que el avatar de Iratxe García denuncia que las transacciones que se producen en los mercados financieros están exentas de impuestos. Según las estimaciones de las que se hacen eco en el vídeo, aplicando un impuesto del 0,01 por ciento a las operaciones de compra y venta que se produzcan en el sector de las finanzas, la Unión Europea recaudaría “al menos 50.000 millones de euros, lo que equivale a 30 veces lo que se destina a empleo juvenil en toda Europa al año”.

Sin embargo en Bruselas parecen pesar más otras razones que las meramente recaudatorias, y así lo dejó caer el Comisario europeo de estabilidad financiera, servicios financieros y unión del mercado de capitales, Jonathan Hill, el pasado lunes durante un desayuno en el que también participó el ministro de Economía Luis de Guindos, “si queremos mercados más integrados habrá que tenerlo en cuenta a la hora de crear esa tasa”. El ITF debería haberse puesto en marcha en enero de 2014. Es más, a finales del pasado mes de enero, con excepción de Reino Unido, los grandes de Europa (Alemania, España, Francia e Italia entre otros), formalizaron una declaración conjunta en la que se manifestaba la “necesidad y urgencia” de poner en marcha la tasa, como muy tarde, el 1 de enero de 2.016.

Cabe recordar que el eurodiputado socialista Ramón Jaúregui ha sido uno de los principales impulsores del cambio “radical” en la fiscalidad europea que incorpore no sólo la aplicación de la Tasa Tobin sino la homogeneización del IVA y del Impuesto de Sociedades en los países de la Unión.