Sectores

El puzzle de la financiación para los jóvenes emprendedores

España vive un momento clave en la producción de nuevos proyectos, lo que multiplica también las fuentes a la que acuden los emprendedores a buscar dinero

“Todo empezó al verme en un callejón sin salida, artísticamente hablando –admite Alejandro Astola, joven músico andaluz-. No conocía a nadie que quisiera apoyar mis ideas y los que querían hacerlo no me daban opciones equitativas en el reparto del contrato. Opté por hacer con mi música lo que me diese la gana y tirarme a la piscina en el sentido de buscar la financiación, aunque sabía que era muy difícil”.

Distintas  modalidades de crowdfunding

Este cantante, que en otros tiempo formó parte de un grupo de gran éxito en nuestro país -Fondo Flamenco-, es solo un joven emprendedor más que ha hecho uso del crowdfunding para hacer frente, económicamente hablando, a los gastos de un proyecto personal y así poder darle vida. A pesar de que se ha constituido como un método que está financiando todo tipo de propósitos en la actualidad, también es cierto que se ha erigido uno de los sistemas más utilizados por los genios de la música. De hecho, no es el primer artista que ha financiado parte de su carrera así.

En cualquier caso, y a pesar de que su nombre se ha hecho hueco ya en todas las esferas de la vida pública ¿Sabe la gente de a pie lo que realmente es el crowdfunding? Para salir de dudas, la Asociación Española para este tipo de financiación (SFC) lo define del siguiente modo: “Es un sistema de cooperación que permite a cualquier persona creadora de proyectos, reunir una suma de dinero entre muchas personas para apoyar una determinada iniciativa”.

Además, según se desprende de la propia información que aporta el portal web de esta organización, existen cuatro modalidades de intercambio a la hora de recompensar a los inversores desde las más desinteresadas, como son la donación o la recompensa.

Pero, existen otras dos vertientes en esta suerte de micro mecenazgo que recuerdan más a un tipo de préstamo al uso. Así, la contraprestación a través de acciones o la devolución de la cantidad íntegra aportada más un tipo de interés al inversor hacen acto de presencia en estas vertientes.

Un amplio abanico

Al fin y al cabo, el crowdfunding se constituye solamente como una variedad más entre todas las alternativas de financiación a la que se puede tener acceso hoy en día. De hecho, según se desprende del informe Moving Mainstream. The European Alternative Finance Benchmarking Report, realizado y publicado por la universidad británica de Cambridge, estos métodos habrían crecido un 144% durante el año 2014 en toda Europa.

Las cifras hablan por sí solas. En total, el alza registrada a lo largo y ancho del Viejo Continente durante este periodo de tiempo va desde los 487 millones de euros registrados en 2012, hasta los 2.957 millones íntegros de finales de 2014.

Respecto a lo que corresponde a nuestro país, España ocupaba el sexto puesto continental, en un mercado en el que Reino Unido movía las cifras más altas, y a pesar de que el crecimiento patrio alcanzó cotas de ascenso de 152 puntos durante el citado bienio.

La expansión del crowdlending

Si se avanza en el tiempo, y haciéndose eco este artículo de los estudios realizados por la prestigiosa institución académica británica, se llega al año 2015. Un ejercicio durante el cual el crowdlending se ha convertido en la modalidad alternativa que más ha crecido en nuestro país. Así, de los 50 millones de euros que se recaudaron en total a través de la financiación no bancaria online, a cierre de 2015, 21,8 millones se corresponden a este método.

Cabe destacar, que este meteórico ascenso se ha experimentado en apenas dos años. Así,  si durante 2013 movía cifras ligeramente inferiores a los tres millones de euros,  el ejercicio correspondiente a 2014, la cantidad total registró 13,7 millones para luego lanzarse hasta la cantidad citada en 2015.

Dejando a un lado las cifras, el crowdlending se constituye como un método de financiación a empresas y proyectos por numerosos inversores. Se constituye como innovador ya que permite a los proyectos obtener liquidez económica evitando las entidades financieras tradicionales o los bancos.

En cualquier caso, y como dice el refrán, como muestra un botón, y como ejemplo aparece Arborius para dar cuenta de la tendencia alcista experimentada esta modalidad en los últimos años. Esta entidad se ha constituido como la primera plataforma de crowdlending en España para empresas.

“Arboribus ha demostrado que este modelo de financiación también es eficaz para financiar empresas medianas y préstamos de 300.000 euros, lo que permitirá aumentar mucho más el volumen financiado y ofrecer distintos perfiles de riesgo a los inversores”, explica orgulloso uno de sus fundadores, Carles Escolano.

Otro motivo de orgullo para este fondo es la última ronda de inversión de 1,3 millones de euros que cerró con éxito el pasado mes de julio.

Los ángeles de los emprendedores

Por otro lado, cabe destacar uno de los sistemas que más fuerza está cogiendo en los últimos cinco año, el de la financiación a través de inversores privados.  Dentro de estos, los business angels se erigen como una figura crucial en uno de los momentos más delicados para las nuevas compañías: sus inicios. Un fenómeno continúa al alza y que ,desde la Asociación Española de Business Angels (AEBAN), se espera que mantenga esta la tendencia.

En cualquier caso, se trata de personas físicas que invierten capital inteligente en una compañía joven, lo que en palabras del propio Herrera conlleva una serie de beneficios que repercuten directamente en los emprendedores.

“Esto significa que aporta dinero, pero también una ayuda al emprendedor en la gestión –explica el presidente de AEBAN-. Este fenómeno tiene diversas dimensiones, el más claro de ellos es el asesoramiento en el día, pero puede haber otros componentes como el de networking, dado que el emprendedor no tiene acceso a proveedores o clientes del sector en los estados iniciales”.

Por otro lado, para poner en contacto a emprendedores con inversores se han puesto en marcha una serie de redes con este objetivo.  AEBAN cuenta en la actualidad con un total de 50 redes asociadas que cubren todo el territorio nacional, pero el valor añadido de estos eventos no se queda en un mero espacio de encuentro, su labor va más allá.

“Las redes asociadas realizan una labor estimable de selección de proyectos y de presentación a los inversores. Es decir, lo más importante para que los inversores puedan crear su porfolio es tener acceso a una gran cantidad de proyectos en los que invertir. En este sentido, las redes realizan una labor muy importante como filtro de análisis de los proyectos”, confirma el presidente.

Financiación pública

Existen, también, instrumentos y programas de financiación, aportadas a través del sector público. Así, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo nació la Dirección General de Industria y de la Pyme (DGIPYME) que convoca anualmente ayudas que sirven de apoyo a emprendedores y a las Pymes.

Estas líneas se articulan en cuatro áreas de estrategias distintas: una de impulso a las redes de business angels, otra que apoya a las agrupaciones empresariales innovadoras, un programa de fondos de titularización de activos para Pyme y, por último, el de reindustrialización y fomento de la competitividad industrial.

En cualquier caso, para encontrar financiación para un proyecto, lo que está claro es que hace falta que la idea sea buena y la estrategia a seguir por el emprendedor sea buena, aunque, existen casos en los que no se consiguen estos resultados.