Economía Nacional Noticias Política

El saldo por cuenta corriente registró un déficit de 700 millones hasta junio

El saldo por cuenta corriente registró un déficit de 500 millones de euros hasta junio de 2018, frente a un superávit de 2.100 millones de euros en el mismo periodo del año anterior.

 

Según el avance de la balanza de pagos publicado este viernes por el Banco de España, el capítulo de bienes y servicios anotó un superávit de 2.800 millones, frente a los 4.500 millones de un año antes, lo que supone un descenso del 37,7%. Dentro de bienes y servicios, turismo y viajes elevó su saldo positivo en 200 millones, hasta los 4.600 millones.

En cambio, el saldo de las rentas primaria y secundaria fue de un déficit de 2.300 millones en junio de 2018, registro similar al observado un año antes. Por su parte, la cuenta de capital mostró en junio de 2018 un saldo de 200 millones.

En cuanto al saldo neto de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España se situó en 11.100 millones en junio de 2018. La principal aportación a este saldo fue de la ‘otra inversión’, que arrojó un saldo positivo de 10,700 millones, como consecuencia de un aumento de los activos superior al de los pasivos.

Por otra parte, el saldo registrado por la inversión de cartera también fue positivo, de 1.200 millones, resultado de un aumento de los activos junto con una disminución de los pasivos. Por último, el saldo de la inversión directa fue negativo, con un déficit de 600 millones, debido a un aumento superior de los pasivos que de los activos.

La cuenta financiera del Banco de España frente al exterior registró un saldo neto deficitario de 5.600 millones en junio de 2018.

En términos acumulados desde principios de año hasta junio, el saldo neto de la cuenta financiera excluyendo el Banco de España fue de 26.100 millones, siendo las mayores aportaciones a este saldo las de la ‘otra inversión’, con 23.500 millones y la inversión de cartera, con 17.000 millones, mientras que la inversión directa registró una contribución negativa de 14.700 millones. El saldo de la cuenta financiera del Banco de España frente al exterior se situó en ese período en un déficit de 17.700 millones.