Economía

El sector bancario trae de cabeza al Ibex

El mes de febrero comienza como acabó el anterior: con el Ibex comportándose peor que sus homólogos europeos. Mientras que las bolsas del resto de Europa presentan avances de cerca del +0,7%, un Ibex-35 lastrado por el sector bancario pierde el -1,20% y cotiza por debajo de los 10.300 puntos. 

Esta vez no se le puede echar la culpa a Grecia, ya que parecen haberse calmado los ánimos desde que el viernes pasado su nuevo ministro de finanzas incendiase los mercados de deuda al afirmar que no reconocen a la troika como interlocutora. Durante los próximos días éste volverá a ser el principal foco de preocupación, ya que están previstas múltiples reuniones entre el nuevo gobierno heleno y diversos líderes políticos europeos.

Wall Street cerró el mes de enero con un descenso acumulado de cerca del -3%, lo que supone su peor comportamiento mensual en un año. En la sesión del viernes se produjeron caídas de en torno al -1,4% para Dow Jones y S&P, y del -1% en el Nasdaq. Lo más destacable fue el repunte de los precios del petróleo, con el West Texas disparándose un 8,3% después de que diversos datos apuntaran a un descenso de la producción en Estados Unidos. 

Dentro del mercado nacional, continúa el revés a los bancos, que son además del sector que más pesa dentro del Ibex (aproximadamente un 40%). Bankia, que el viernes perdió casi un -4% tras aplazar la presentación de resultados prevista para esta semana, hoy prolonga aún más su particular desplome (-4%) y su fuerte volatilidad. Le siguen otras entidades como Popular (-3%) y Santander (-1%). Se salvan en este comienzo de semana las compañías más ligadas a las materias primas, como es el caso de Arcelormittal (+0,45%), Técnicas Reunidas (+0,20%) y Repsol (+0,57%).

Desde China llegan a primera hora datos negativos sobre el sector manufacturero, cayendo el PMI en enero hasta 49,8, frente a los 50,1 del mes anterior y los 50,2 pronosticados por el consenso; se cruza así la frontera de los 50 puntos que separa expansión y contracción y se añade un nuevo motivo de preocupación respecto al gigante asiático.

Felipe López – Gálvez

Analista Self Bank