Economía Empresas Noticias

El sector hotelero piensa que el 2017 fue “un año extraordinario y de difícil repetición”

El sector hotelero español afronta la temporada de verano con perspectivas de continuidad después de los fuertes crecimientos logrados desde el año 2011, lo que le lleva a descartar nuevas subidas tras un 2017 que, según el presidente de la patronal Cehat, Juan Molas, fue “un año extraordinario y de difícil repetición”.

Así se expresó Molas en la rueda de prensa de presentación del estudio sobre las perspectivas de verano del sector, informe elaborado por PWC que concluye que la situación será continuista.

En cuanto a los factores que explican este estancamiento, Molas se refirió a la recuperación de otros destinos competidores como Turquía, Egipto, Túnez o Grecia, lo que provoca cierta caída de las llegadas de los dos principales mercados, Reino Unido y Alemania.

Tras afirmar que dicho descenso es “lógico y natural”, Molas aseguró que la recuperación de dichos destinos es “una buena noticia porque nosotros queremos y creemos en un Mediterráneo estable en términos generales porque los nuevos turistas lejanos vienen a Europa y vienen al Mediterráneo”. “Es lo que más nos conviene a todos por igual”, sentenció.

Como contrapeso a esta caída de los turistas procedentes de Reino Unido y Alemania, Molas destacó la mejora del turismo nacional, que en esta ocasión puede encontrar alojamiento a precios más asequibles.

Sin embargo, se refirió a otros factores negativos como la mala climatología en los primeros meses de la campaña o la celebración del mundial de fútbol, que retrasan la decisión sobre las vacaciones.

Con todo ello, el 50% de los hoteleros esperan mantener su rentabilidad, el 22% mejorarla y el 28% que sea peor. En cuanto a los precios, el 25% espera subirlos, el 29% bajarlos y el 54% mantenerlos.