Destacado Empresas

El sindicato de enfermeras reclama a Amazon su uso de estereotipos sexistas

El sindicato de enfermería Satse reclamó este viernes a la compañía de comercio electrónico Amazon que “deje de vender cientos de artículos y productos que muestran una imagen estereotipada y sexista de las mujeres enfermeras, que atenta contra su honor y dignidad”.

El presidente de Satse, Manuel Cascos, se ha dirigido por escrito al director de Amazon en España, François Nuyts, para trasladarle el rechazo y malestar de los profesionales de enfermería por la comercialización de cientos de artículos y productos que recurren, en términos generales, a una imagen sexista de la mujer enfermera, según informó el sindicato.

Además de numerosos disfraces y vestidos que representan a la mujer enfermera de manera sexualizada (escote pronunciado, falda corta, vestido ajustado…), desde la compañía americana de comercio ‘online’ se comercializan otros productos, como tazas, ‘pendrives’, bolsas, mochilas, carteles o pendientes “que también recurren a estereotipos que perjudican gravemente su imagen y reconocimiento social”.

Satse recuerda que “lleva años demandando a administraciones públicas, instituciones, empresas y medios de comunicación que no recurran a este tipo de ‘clichés’ denigrantes y perjudiciales” para las enfermeras y “que hagan todo lo posible para que no se vuelvan a repetir”.

Por ello, esta organización profesional reclama ahora a Amazon que desaparezca de su buscador la etiqueta ‘enfermera sexy’ y que, de esta forma, todos los artículos y productos mencionados dejen de ser comercializados en España y en el resto del mundo.

Esta reclamación al responsable en España de Amazon se enmarca en la campaña de información y sensibilización social ‘Rompe con los estereotipos’, que Satse mantiene desde el pasado mes de abril con el objetivo de propiciar una mayor visibilidad y reconocimiento de la profesión en función de su labor y competencias dentro del sistema sanitario.

Satse insiste en que, pese a que la enfermería todavía es vista por mucha gente como una profesión que sólo la ejercen mujeres, sexualizada, vocacional y supeditada al médico, la realidad es que es una profesión autónoma, cualificada y ejercida también por los hombres.