Noticias

El temor de la economía española es que, a pesar de crecer a tasas positivas, deje de crear empleo.

Fotografía: FUNCAS

Las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy , principalmente la reforma laboral del año 2012 ha supuesto que la economía española sea más flexible, más competitiva y como consecuencia de esto, el empleo ha disminuido su crecimiento económico con respecto a sus años anteriores, según informa FUNCAS.

El umbral de crecimiento para la creación de empleo se situaba alrededor del 2%(Becker, 2011), y para este año podría situarse en el 0,7%, según el Gobierno y los analistas. Estudios recientes, como Cea y Dolado (2013), usando datos de 1980 a 2012 estiman que el umbral de crecimiento para la creación de empleo neto en España se sitúa alrededor del 1,3%.

Según FUNCAS, la mayoría de los pronósticos apuntan a una desaceleración en el crecimiento de la economía española, con tasas cercanas o incluso inferiores al 2% a partir de 2017. El miedo es que nuestra economía crezca a tasas posivitas, pero, por otro lado,  deje de crear empleo.

En 2014, la economía española creó más de 400.000 puestos de trabajo aunque solo creciese a una tasa del 1,36%. Incluso hubo trimestres que creció al 1%, el mercado laboral español fue capaz de generar empleos netos.

En otras palabras, a partir de 2012 la economía española destruye menos empleo por cada punto porcentual de decrecimiento del PIB y a la vez es capaz de crear más empleo cuando la economía crece.

Por otra parta, la reforma sí parece haber tenido un efecto sobre la creación de empleos a tiempo parcial en los períodos de recesión, en los que este tipo de empleo crece en términos relativos. Sin embargo, una vez iniciada la recuperación no se observa un crecimiento de los contratos a tiempo parcial, sino que todo el peso de la mayor creación de empleo recae sobre los contratos a tiempo completo.

En conclusión, la reducción del umbral de crecimiento para la creación de empleo es un tema importante a tenor de las proyecciones de varios organismos que indican que la economía española podría crecer por debajo del 2% a partir de 2018. Se desconoce en gran medida cuáles son los mecanismos que hay detrás de esta reducción en el umbral de crecimiento para la creación de empleo. Sin embargo, los datos son consistentes con la hipótesis que relaciona este proceso con la moderación salarial observada tras la reforma de 2012, al concentrarse los beneficios en la industria y para los contratos temporales en períodos de bajo crecimiento económico. La confirmación de esta hipótesis implica que la existencia del menor umbral de crecimiento para la creación de empleo depende del mantenimiento de esa moderación salarial.