Política Sectores

El tráfico en autopistas de peaje sube hasta el 6,2%, el mejor dato desde 2011

El tráfico en las autopistas de peaje creció un 6,2 % en los nueve primeros meses de 2015, frente a un año antes, hasta contabilizar una media diaria de 17.872 vehículos y alcanzar el mayor volumen de tráfico entre enero y septiembre desde 2011, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento.

Con estas cifras, el tráfico en las autopistas de peaje encadena ya 18 meses de crecimientos interanuales. Fue en 2014 cuando el tráfico en las autopistas de peaje volvió a tasas positivas por primera vez en 8 años al aumentar el 2,39 %.

Desde los máximos que registraban en 2007, en pleno “boom” de la economía, el tráfico que registran las autopistas de peaje españolas ha moderado su caída hasta el 25 %, muy por debajo de la brecha observada en los peores años de la crisis.

Junto al incremento total del tráfico hasta septiembre, también se ha observado un repunte del 9 % en el número de vehículos pesados (camiones y autobuses) que han circulado por las autopistas de peaje, encadenando ya 28 meses consecutivos de aumentos.

Desde que en 1990 arrancó la serie histórica de esta estadística, la red de autopistas de peaje se ha incrementado cerca de un 50 % al pasar de 1.724 kilómetros a 2.550.

Por su parte, y atendiendo a la variación intermensual, el tráfico en las autopistas de peaje registró aumentos en los nueve primeros meses del año.

Entre las autopistas de peaje con problemas financieros que se pretendían integrar en la sociedad pública que diseñó el Gobierno para garantizar su viabilidad, sólo dos de ellas tuvieron descensos.

Entre las que presentaron caídas de los tráficos destaca, fundamentalmente, la AP-41 entre Madrid y Toledo con una disminución del 14 % y la Ocaña-La Roda, con el 2,5 %.

El tráfico se incrementó un 13 % en la R-3; el 8,8 % en la R-5; el 7,3 % en la Cartagena Vera; el 6,6 % en el Eje Aeropuerto; el 5 % en la R-2 y el 4 % en la R-4.

Las negociaciones que mantenía el Gobierno con los bancos acreedores se centraban en elevar el tipo de interés que se devengará una vez aplicada una quita del 50 % a la deuda total hasta hacerlo similar al que paga el Tesoro.

La patronal que agrupa a las grandes constructoras, Seopan, calculaba que liquidar las autopistas de peaje en quiebra (responsabilidad patrimonial de la Administración y costes judiciales) tendría un coste superior a 8.000 millones.

EFECOM