Política Sectores

El Tribunal de Cuentas advierte deficiencias en contrataciones realizadas por RTVE en 2012

El Tribunal de Cuentas ha hallado diversas deficiencias en contrataciones realizadas por RTVE en 2012. El tribunal dedica un epígrafe a la corporación pública dentro del ‘Informe de Fiscalización relativa a la Contratación del Sector Público Estatal celebrada durante el ejercicio 2012’, que aprobó el Pleno del tribunal el pasado 20 de diciembre de 2014. En 2012, la presidencia de RTVE estuvo vacante la primera mitad del año por la dimisión de Alberto Oliart, hasta que en el mes de junio accedió al cargo Leopoldo González-Echenique.

El máximo órgano fiscalizador del Estado ha analizado en concreto seis contratos realizados ese ejercicio por RTVE, cinco de servicios por un importe de 4.407.000 euros y uno de suministros por valor de 1.142.000 euros. Uno de los contratos analizados adjudicó el mantenimiento de equipos de producción y emisión en distintas áreas de TVE, por importe de 1.039.000 euros.

La corporación justificó la necesidad de la contratación en que los equipos que disponían de esta tecnología estaban muy dispersos en diferentes áreas de posproducción, producción o emisión, y que además su prestación implicaría ampliación de recursos humanos y tecnológicos, unido a la imposibilidad de manejo de una tecnología de conocimiento exclusivo de la empresa adjudicataria.

Sin embargo, el tribunal ha observado que RTVE no hizo el debido estudio económico comparativo de costes y que no está “debidamente acreditado” el conocimiento exclusivo que alega RTVE de la tecnología por la empresa adjudicataria, toda vez que la corporación venía prestándolo desde hace años. Además, señala que RTVE aduce dispersión de sus áreas de TVE afectadas pero “por razones de eficacia y eficiencia, cabría valorar la posibilidad de centralizar los diferentes equipos que se encontraban dispersos”.

“FALTA DE PREVISIÓN”

El Tribunal de Cuentas también ha examinado un contrato de servicios de vigilantes de seguridad y auxiliares en los centros de RTVE en Cataluña, que se licitó amparándose en el inmediato vencimiento del plazo de vigencia del anterior contrato.

“Habida cuenta de que la corporación conocía perfectamente la fecha de vencimiento del anterior contrato, la urgencia puesta de manifiesto revela una cierta falta de previsión en la tramitación del expediente”, indica el organismo que preside Ramón Álvarez de Miranda en el informe, al que ha tenido acceso Servimedia.

El informe también ha averiguado que en los actos públicos de apertura de las ofertas económicas de los contratos, “en ningún caso se da a conocer a los interesados asistentes” el resultado de la valoración de elementos de la oferta no susceptibles de valoración objetiva.

“Este modo de proceder, en todo caso contrario a la observancia del principio de transparencia y opuesto a la normativa reglamentaria antes citada, dio lugar a que fueran abiertas las ofertas económicas de licitadores que, en la práctica, ya no se encontraban en la licitación por no haber superado su respectiva oferta técnica la puntuación mínima exigida en los pliegos”, indica.

El tribunal ha visto en otro expediente que el informe técnico sobre las ofertas presentadas “carecía de motivación, una vez que se limitaba a ofrecer las puntuaciones asignadas a los diferentes licitadores, eliminando a nueve de ellos, sin ofrecer justificación alguna de las razones que fundamentaban la puntuación otorgada a cada elemento de la oferta objeto de valoración”.

En otro expediente se produjo la resolución de un contrato por renuncia unilateral del contratista, pero se libraron facturas a RTVE con fecha posterior a la extinción del contrato.

En el contrato de mantenimiento de instalaciones en Cataluña, “a pesar de que el contrato se pactó sobre la base de precios unitarios de mantenimiento preventivo, correctivo y visitas, un considerable número de las facturas libradas no desglosaban e identificaban el tipo de mantenimiento prestado”.

El informe también apunta que salvo en el contrato de suministro, en el resto “no consta que RTVE hubiera emitido un acto formal de recepción que manifestara su conformidad con la debida realizada de la prestación objeto del contrato”.

Por otro lado, el tribunal también ha constatado que RTVE aprobó en 2010 unas normas internas de contratación, modificadas posteriormente en 2011, que no han recibido el preceptivo informe de la Abogacía del Estado.

SERVIMEDIA