Economía

El Tribunal Supremo tumba el ERE de Coca-Cola y anula el despido de los 821 trabajadores

La empresa tendrá que readmitir a toda la plantilla afectada

El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por Coca-Cola Inerian Partners en el ERE que llevó al despido de 821 trabajadores. En concreto, el Tribunal defiende que la empresa vulneró el derecho a huelga de los operarios.

El ERE, que afectaba a 1.190 trabajadores, causó el cierre de las fábricas de Madrid, Mallorca, Alicante y Asturias y el despido de 821 operarios, de los cuales los 236 correspondientes a la fábrica de Fuenlabrada, fueron  forzosos.

El órgano judicial considera que la forma de proceder de la multinacional  no puede “considerarse conforme a una mínima exigencia de buena fe negocial” debido a que los trabajadores no fueron informados del cambio que de empresario que se produjo en la compañía. Con ello, el Supremo concurre “causa de nulidad del despido colectivo” e insta a la empresa a readmitir y abonar el salario de tramitación a todos los trabajadores despedidos.

Además, los magistrados entienden que durante la huelga convocada contra el despido por el cierre de la fábrica de Fuenlabrada, la empresa sustituyó la producción que no se estaba realizando por la de otras embotelladoras del grupo, perjudicando el desarrollo adecuado del periodo de consultas.

Coca-Cola Iberian Partners manifiesta que acatará y cumplirá la sentencia, aunque recuerda que esta última, impuesta por el Tribunal Supremo, se produce contra el informe del Ministerio Fiscal. El informe del fiscal señalaba que la Audiencia había declarado nulo el ERE  porque Iberian Partners vulneró derechos fundamentales, como el de huelga, al modificar las rutas de distribución para abastecer a la plataforma que abastecía de producto a la fábrica de Fuenlabrada. Una acción que podría ser sancionable “por vulnerar el derecho de huelga” pero o por “ocasionar la nulidad del despido colectivo.

La única solución para Coca-Cola Iberian Partners es que presente un nuevo Expediente de Regulación de Empleo, algo que deberá renegociar con su plantilla, o volver a abrir las fábricas, opción a la que se opone en un principio.

 

Yasmina Pena