Noticias

El tripartito PP – PSOE – C’s una opción cada vez más lejana

Rajoy trabajará para que los socialistas faciliten el Gobierno del PP mientras que Sánchez se cierra en banda e insiste en que no va a apostar por los populares.

No habrá acuerdo para la formación de Gobierno pero sí en los grandes asuntos de Estado. Ese es el extracto de los apenas 35 minutos de reunión mantenida esta tarde entre el Presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y líder de los socialistas, Pedro Sánchez.

Socialistas y populares coinciden en su voluntad de mantener los pactos de estado en materia de terrorismo, Unidad Nacional y avanzar en la reforma constitucional –punto este último en el que habría algún que otro matiz entre PSOE y PP, según ha explicado Rajoy-.

El Consejo Europeo y la necesidad de que Reino Unido continué formando parte de la Unión Europea es otro de los puntos en el que también convergen ambos líderes y que también se habría tratado en la reunión. Mariano Rajoy contaría con el respaldo de los socialistas en una expedición para la que “el Presidente del Gobierno necesita acudir con un mandato cerrado”. En este punto también han tratado sobre el proceso de Unión Bancaria coincidiendo en que la supervisión de los bancos europeos en la isla debe corresponder al Banco de Inglaterra mientras que la de los bancos ingleses en territorio europeo recaería en el Banco Central Europeo (BCE).

Según ha explicado Rajoy ante los periodistas, también habría acuerdo respecto a la crisis de refugiados para la que ha afirmado “va a haber un entendimiento a favor del derecho de asilo”.

Pese a lo breve del encuentro no han faltado minutos para hablar del déficit público. Ambas formaciones están de acuerdo en que mantener la estabilidad presupuestaria es condición “sine qua non” para seguir en la senda del crecimiento económico y la creación de empleo.

En este sentido Rajoy ha explicado que el PP hará todo lo posible por cumplir con Bruselas y considera que la UE “hace bien en advertir de los riesgos” que supone no ser rigurosos con la consolidación. Sánchez, sin embargo, insiste en que de llegar a Gobernar pedirá “más flexibilidad” al Eurogrupo.

En lo que a la formación de Gobierno se refiere, Rajoy no descarta su investidura como presidente del Gobierno, recalcando que su partido obtuvo “1.700.000 votos más que la segunda fuerza política, por lo que la coalición presidida por el PP y apoyada por Ciudadanos y el PSOE sería la opción más democrática”.

Sin embargo, Sánchez no está dispuesto a ello “el PSOE no va apostar por el PP”, añadiendo que “muchos problemas se resolverían con la salida del Partido Popular del Gobierno”. Sin embargo si necesitará su “actitud leal” en la oposición “vamos a tender la mano y a construir puentes en los grandes asuntos de Estado”.

El líder de los socialistas ha afirmado que “tienen mimbres para formar un gobierno progresista y reformista”, que pondrá en marcha el proceso de reforma constitucional para solventar la crisis de convivencia que se vive en España. Sánchez además ha abierto de nuevo la puerta a Podemos, insistiendo en que está expectante por conocer las nuevas propuestas de Iglesias y permitirá la entrada de “independientes de prestigio” en el nuevo Gobierno.

Por su parte, el todavía presidente del Gobierno ha asegurado que no se arrepiente de haber rechazado la propuesta de Felipe VI de acudir al pleno de investidura: “Hice lo que tuve que hacer. No tenía los votos que debía tener en el Congreso”, pero ha dejado abiertas las puertas al futuro, “en el futuro puedo tener los apoyos suficientes”.

Reunión útil

El secretario general de los socialistas ha declarado durante la comparecencia de prensa que “la reunión ha sido útil, ya que los principales partidos de España se deben unir  y dialogar ante las cuestiones primordiales”.

 

Entre ellos la crisis de convivencia en Cataluña sobre la que Rajoy ha declarado que “los que tenemos las ideas claras debemos ser contundentes en defender la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles”, para culminar confirmando que lo que nos jugamos es mucho.

Desde el PSOE están de acuerdo en que en el futuro se debe votar en un referéndum, pero “uno en el que todos los españoles; tanto los de Cataluña, como los de fuera de esta comunidad autónoma, decidan”, en qué tipo de estado y modo de convivencia quieren vivir.

Sin embargo y pese a la teórica utilidad, en la práctica no han faltado mensajes cruzados y con malas intenciones. Rajoy recordaba a Sánchez que “no se trata de formar Gobierno sino de que sea un Gobierno que pueda hacer Gobierno, especialmente en Europa, y con grupos que “coincidan en asuntos tan importantes como el del referendum de Gran Bretaña”. Por su parte el candidato a la investidura pedía a los populares que “acaben con la campaña del miedo” y que no trasladen a la sociedad la idea de que, con el Gobierno del cambio van a volver los problemas y se frene el crecimiento económico y la creación de empleo.

 La corrupción que azota al PP

Sobre este último punto, Rajoy ha destacado que “hay que hacer, entre todos, el mayor esfuerzo que seamos capaces de realizar” y ha recordado que durante su gobierno “no ha habido impunidad para nadie”.

Ante esta cuestión, Pedro Sánchez opina que “Rajoy debe estar preocupado por la situación de corrupción que está afectando al Partido Popular en muchas regiones de España”, aunque no ha querido a entrar a valorar mucho esta cuestión ante las preguntas de los periodistas.

Beatriz Triper/Adrián C. D’Aniello

Foto: EFE