Sectores

El turismo mundial crecerá a un ritmo del 5% al año en la próxima década

El sector de los viajes crecerá un 5,4% anual durante los próximos 10 años, superando el avance del Producto Interior Bruto (PIB) estimado en el 2%, según un estudio sobre las tendencias del sector mundial del viaje elaborado por Oxford Economics por encargo de Amadeus, que anuncia “una nueva era dorada” para el sector.

Los grandes mercados emergentes se pondrán a la cabeza de este crecimiento, especialmente China que alcanzará el 20% del total mundial en 2023, como país emisor.

“Las previsiones apuntan a una nueva era dorada para los viajes, lo que será bienvenido para muchos segmentos de la economía que están empezando a salir de la recesión”, ha señalado el vicepresidente de Distribución de Amadeus, Holger Taubmann. No obstante, considera “el crecimiento estará lejos de ser uniforme y habrá tanto ganadores como perdedores”.

El gasto en viajes internacionales crecerá también un 5,4% anual, según apunta el estudio. Sin embargo, la parte correspondiente a las regiones experimentará variaciones significativas. Así, el 25% del gasto total que representaba Asia-Pacífico en 2012 crecerá hasta el 40% en 2023, superando a todas las regiones. En contraste, Europa reducirá su peso desde el 45% que ostentaba en 2012, hasta el 34%.

China, cuyos desplazamientos internacionales suponían apenas un 1% en 2005, superará a EE UU y se convertirá en el mayor mercado emisor del mundo en 2023 (20% del total). Este aumento es consecuencia de que la proporción de familias que podrán permitirse viajar al extranjero aumentará más del doble durante los próximos diez años. China se convertirá también en el mayor mercado de viajes domésticos en 2017, principalmente gracias al rápido incremento de su PIB, al aumento de los niveles de empleo y al crecimiento del consumo.

El informe señala que otros grandes países emergentes como Rusia, Brasil, la India, Indonesia y Turquía también experimentarán notables avances, superior al 5% en los próximos diez años, gracias al aumento de la riqueza y los cambios en los hábitos de consumo.