Edición Limitada Nacional

El vintage, un negocio rentable más allá de las modas

Cada día más personas optan por recurrir a la compra de objetos especiales de otras épocas, influenciados por el gusto de las cosas únicas y bien hechas, ahora difíciles de encontrar si no es en una feria como la de este fin de semana en el CC Moda Shopping de Madrid. Carmen Sánchez Armengol, organizadora de la Feria Antique & Art Decó ha hablado con DiarioFinanciero.com

¿Por qué cree que se ha revalorizado tanto el mercado de la decoración y mobiliario vintage?

Estas piezas se han revalorizado porque estamos redescubriendo la belleza de los estilos de esa época, su atención al detalle y su extraordinaria calidad. Más allá de las modas, son piezas que ahora se usan para combinar con otras más modernas y para dar a las casas un toque especial y personal.

¿Cómo valoramos económicamente una pieza de otras décadas?

Existen muchos factores, pero podríamos decir que el principal es su rareza. Las piezas más originales, mejor acabadas o con algo que las haga únicas y especiales incluso dentro de su estilo, son las que tienen más valor.

¿Hay cifras de como ha evolucionado este mercado?

La evolución, pese a la crisis que a todos ha afectado, ha sido positiva y se observa un alza el mercado de piezas de decoración vintage.

Las series de los 50 tipo, Mad Men… ¿ha influido en el hecho de querer comprar estos complementos?

Sin duda. Son series muy cuidadas desde el punto de vista estético y estilístico que han presentado estos estilos vintage a las nuevas generaciones, haciéndoles ver su belleza y sus posibilidades.

¿Cómo es el cliente que va a comprar a esta feria?

La feria tiene piezas de todo tipo, desde cosas pequeñas a precios muy asequibles hasta muebles más importantes y de más valor. Por tanto podemos decir que el cliente de esta feria es muy heterogéneo, va desde los verdaderos entendidos e interesados en decoración vintage hasta un público más general, que tiene la curiosidad de ver cosas bonitas y sonreír recordando cómo eran antes las casas, qué objetos eran los cotidianos hace unas décadas.

¿Qué es lo más caro y especial que hay en esta feria?

Probablemente una mesa de principio de siglo francesa de 3.500 euros.

¿De las pasadas ediciones hay números? es decir, asistentes, ventas de las tiendas que están presentes, si éstas tienen que pagar por tener un espacio.

Los expositores pagan una cantidad pequeña para cubrir los gatos de organización y promoción y el 95% repite feria tras feria.