Sectores

Empleo manifiesta la necesidad de apoyar a los parados de larga duración

Mejorar las condiciones de vida de los desempleados de larga duración y que éstos accedan al mercado laboral es uno de los aspectos clave del Gobierno en funciones. “La atención a este colectivo es un aspecto crucial de las perspectivas de mejora de su empleabilidad”, ha dicho esta mañana el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, en la LXII Conferencia Sectorial de Empleo y Asuntos Laborales.

Con tal motivo, ha puesto de relieve la importancia de aprobar el nuevo Programa de Acción Conjunta para Desempleados de Larga Duración, el cual se suma a la prórroga del Programa de Activación para el Empleo y del Programa de Recualificación para el Empleo (PREPARA).

Este programa, el cual pretende atender a un millón de desempleados hasta 2018, está dotado de 515 millones de euros, los cuales se distribuirán de forma anual en: 129 millones para este año, 257 millones para 2017 y 129 para 2018, aunque estas cifras podrán ampliarse según las necesidades de cada comunidad autónoma.

Pero la totalidad de los fondos para este programa en se distribuirán al 50% en base a dos criterios: el número de potenciales beneficiarios y el grado de cumplimiento de los objetivos acordados, por lo que a medida que avancen los años se irá aumentando el grado de cumplimiento.

Mejorar la atención de forma personalizada a los demandantes de empleo de larga duración con edades comprendidas entre los 30 y 54 años es el objetivo principal, además de seguirlos hasta conseguir su reinserción laboral.

Más de 1.000 millones a repartir

En total, se distribuirán 1.800 millones de euros entre las comunidades autónomas. De ellos, 129 millones se destinarán a financiar el Programa de Acción Conjunto para la Mejora de la Atención a las Personas Paradas de Larga Duración y los 1.671,1 millones restantes se hará de la siguiente forma: el 30 por ciento en función de su importancia relativa en el año 2015 y el 70% restante en función del grado de cumplimiento de los objetivos fijados en el Plan Anual de Política de Empleo del año 2015.

La cuantía destinada a cada comunidad autónoma se decidirá en función del número de beneficiarios a atender en cada una de ellas. Asimismo, Andalucía (369 millones), Cataluña (274) y Madrid (225 millones) serán las que más reciban.